Decenas de viajeros llegaron a la terminal terrestre de Santo Domingo en busca de un pasaje y se encontraron con buses paralizados. Los andenes estaban casi vacíos.

Únicamente los buses de la cooperativa Andina cubrieron sus rutas habituales.

Hasta esta hora cinco de sus unidades han salido con destino al terminal de Carcelén en Quito.

Fenacotip había anunciado esta medida de hecho ante la falta de respuestas por parte del Gobierno.

El gremio demanda la focalización del subsidio al diesel y la novación de los préstamos que mantienen con las casas comerciales y la banca.