Siete establecimientos han sido considerados dentro del área turística de La Concordia. Entre ellos hay hoteles y balnearios, estos últimos son los más golpeados por la pandemia.  

Los feriados han servido para recuperar su economía, unos empezaron a abrir desde que se permitió un aforo del 30 por ciento de personas, aunque la ganancia es mínima considerando que emplean personal para mantener las instalaciones y cuidar el cumplimiento de medidas biosanitarias.
> Temor. Mary Yandun, presidenta del Comité de Operadores Turísticos de La Concordia, muestra su preocupación y teme que este 2021 la situación se mantenga, dice que su balneario natural y familiar “Piscinas D’ Napoleón” nunca más abrió sus puertas.  
Solo en este lugar el ingreso mensual llegaba a los 4 mil dólares, ahora está en cero, “favorablemente la familia se ha dedicado siempre a otras actividades para tener ingresos y esa fue la salvación”, indica Yandun.
De momento, los establecimientos que intentan reactivarse a nivel urbano son dos y uno que está en la zona rural.