Una potente mandíbula con más de 300 libras de presión y colmillos de 4 centímetros, son la armadura de los perros pitbull.

Este tipo de canes está entre los favoritos de los manabitas, quienes lo escogen por su figura estilizada, imponente e inteligencia. Sin embargo, desde el día miércoles están en el ojo del huracán debido a que dos perros de esta raza atacaron a su propio dueño hasta matarlo con sus poderosas mordidas, en Portoviejo.

Ahora, muchos especialistas, dueños de canes y defensores de los animales argumentan que están satanizando injustamente a esta raza y aseguran que son animales muy dóciles, inteligentes y que no hacen daño.

Juan Carlos Farfán, quien es veterinario etólogo (especialista o psicólogo de perros), dice que la crianza es clave en su desenvolvimiento. En el caso de los dos canes mencionados, comenta que es algo excepcional, un comportamiento difícil de explicar, aunque hay varios hechos que pueden incidir. Uno es que los dos eran machos, sin castrar, es decir, tenían una alta contención sexual, lo cual a menudo causa que ambos quieran marcar la dominancia y los vuelve ansiosos.

También destacó el hecho de que hace poco se habían cambiado de casa y días antes ya habían sido agresivos con otros canes. Cuenta que debieron sacrificarlos porque ya demostraban un comportamiento excesivamente agresivo y nadie estaba en posibilidades de educarlos a esa edad, entre 2 y 3 años. “No se podía garantizar que no volvieran a atacar”, acota.

El especialista indicó que un perro de esta raza y otras fuertes pueden convivir con las personas sin atacar. “La clave es la formación y el adiestramiento que se le brinda”, resalta y menciona que en Portoviejo hay unos 10.000 pitbulls y no se reportan problemas.

Arianni Cedeño, directora de la jefatura animal del municipio, dice que esta es la primera vez que sucede un ataque de esta magnitud en Portoviejo. Recalca que los dueños de los animales deben ser responsables de su cuidado y su formación.