Desde este lunes, en las instalaciones de la Casa de la Cultura de Portoviejo, docentes de la Unión Nacional de Educadores (UNE), de la provincia, instalaron una huelga de hambre indefinida.

Esta medida se replica en todas las capitales de provincias dónde tiene sede la Corte Constitucional, organismo al que los docentes piden dar paso a las reformas de la Ley de Educación Intercultural Bilingüe, aprobadas por la Asamblea Nacional anterior.

Lea más información en la edición impresa de mañana, martes 12 de julio.