Esta mañana el Consejo de Protección de los Derechos de Manta detectó por segunda vez el caso de una persona con discapacidad que es traída desde Portoviejo para pedir dinero en el paso elevado peatonal sobre la avenida Malecón.Así lo aseguró Silvia Bowen Cedeño, secretaria técnica del Consejo.

La funcionaria advirtió que es un sobrino, de la persona con discapacidad, quien lo trae y lo deja con letreros para pedir dinero a los transeúntes.

“Estos controles buscan erradicar la mendicidad y el trabajo infantil de Manta”, aseguró.