La Sierra tiene su mercado en la vía Manta-Montecristi. Allí se oferta desde legumbres hasta ropa de la provincia de Tungurahua.

Nelson Guangasi es uno de los comerciantes que llega todos los viernes a vender legumbres y frutas en esa vía, específicamente, frente a la Molinera Manta.
Desde el inicio de la pandemia del covid-19 decidió comercializar con sus productos en esa vía. Asegura tener los permisos de la autoridad municipal de Montecristi para  mantener su negocio en el lugar.
Ahora por el confinamiento le toca llegar desde el jueves para lograr vender su carga hasta el viernes.
Él asegura que el 75% de los productos que oferta son traídos directamente del campo, lo que abarata los costos del producto porque no hay intermediarios.
En su camión vende productos desde 25 centavos, y en volumen hasta 100 libras. Sus clientes son  vecinos de la zona y personas que se movilizan  por esa vía.
Guangasi dijo que él, a diferencia de otros  comerciantes de la Sierra, solo trabaja  con productos de la serranía, no compra en el camino legumbres y  frutas de la Costa porque cree que  genera una competencia desleal a quienes trabajan con esos productos  en la misma vía.
Fanny Moreira, habitante de Las Jacuatas, dijo que las legumbres y frutas que compra a este camión son frescas y baratas. “Nos ahorramos dinero y cuidamos  del virus con esta venta cerca de nuestros barrios”, dijo.

También la feria de ropa y otros artículos de bazar provenientes de Pelileo se organiza desde hace varios años en esa vía.  Ese comercio se ha paralizado desde el pasado fin de semana por el confinamiento obligatorio del COE Nacional.
Se conoció por parte del guardia de la feria que los responsables de esa venta analizan la posibilidad de trabajar uno o dos días de la próxima semana  por efecto de la celebración del Día de la Madre.  

También en esa vía, a pocos metros del hospital del IESS, se ubica José Cobeña con un puesto de legumbre y frutas cultivadas en el campo manabita.
Ofrece habas, habichuelas, choclos, yuca, naranjas, sandías, melones, entre otros productos. Tiene más de seis meses trabajando en el sector con la venta de los productos que cultiva su familia y vecinos.
Los comerciantes minoristas de Manta y Montecristi que trabajan en los mercados, en varias ocasiones han reclamado por esta venta libre que afectaría sus ventas ante la ausencia de clientes.