Usuarios de la Terminal Terrestre de Manta lamentan el estado en el que se encuentra la entrada principal a la edificación.
En varios tramos se observan las placas del piso levantadas y partidas.
Algunos visitantes que llegan a la ciudad consideran que esto da una mala imagen al cantón.
Según cuenta Luis Mendoza, estuvo a punto de caerse, pues el piso está despegado y hay hasta huecos.

Además, una de las puertas automáticas que está señalada para la salida de las personas, está averiada.

Este medio intentó buscar la versión de funcionarios de la Terminal Terrestre, pero no logró el contacto.

Se llamó al encargado del área de comunicación y no contestó las llamadas ni los mensajes enviados a su celular.