Luis Armando Mina Salazar no se da por vencido, y sigue buscando a su hijo Ronny Paúl Mina (28), que desapareció en el mar.  

Sucedió al mediodía del 13 de septiembre, en la playa San José de Montecristi. Ronny era chef, y el día de su desaparición hizo el desayuno para un grupo de trabajadores.

Luego decidió ir con dos amigas a bañarse en el mar. 

Estaba nadando cuando fue atrapado por un remolino. Salió a flote un momento y pidió ayuda, luego no se supo más de él.

Desde ese momento, Luis no ha dejado de buscarlo. Tampoco de tocar puertas para recibir ayuda y encontrarlo.
Sin embargo, sus gritos de padre parece que nadie los escucha. Que nadie está dispuesto a darle una mano para hallar a Ronny.

Entonces, con los pocos recursos que tenía, pudo contratar el sobrevuelo de un dron, pero no encontró a Ronny.

Incluso los comuneros de este sitio le ayudaron a buscar a lo largo de la playa.

Todo lo que ha estado a su alcance, pero no puede más. Incluso, cada que en algún punto de la provincia encuentran algún cuerpo en las playas, enseguida busca la forma de saber sus identidades.

Aunque en su corazón quisiera hallar con vida a su hijo, no le es distante la posibilidad de que el cuerpo aparezca en alguna playa.

Pero, hasta que no aparezca el cuerpo, para Luis Mina el caso de su hijo no está cerrado. Y seguirá insistiendo ante las autoridades para que le ayuden en la búsqueda.  

Sin pistas de su hijo

Luis Armando Mina Salazar contó que en la búsqueda que hizo con la comunidad a lo largo de la playa nunca encontraron ninguna pista.

“No encontramos siquiera algún retazo de su pantaloneta ni nada”, dijo Mina.

Lo único que quedó de él fue su celular. En este descubrió la última foto que se tomó Ronny un momento antes de meterse al mar y desaparecer.  

Ronny Paúl Mina era chef y era oriundo de la ciudad de Quito, de la provincia de Pichincha. Era soltero y el hijo mayor de Luis Armando Mina Salazar.  

La playa San José está ubicada en la zona rural de Montecristi, a unos 61 kilómetros desde el centro del cantón, y tiene poca afluencia de turistas.

En este balneario no existe ningún organismo de socorro. La playa no cuenta con salvavidas. Incluso, hasta la señal de telefonía celular es deficiente.