Cientos de peces han sido hallados muertos y flotando en el sector de la represa Río Grande de Chone.
Varios dirigentes campesinos presumen que se habría arrojado algún químico a las aguas, lo que provocó el suceso.
La preocupación es mayor, ya que el agua de la represa es la que se trata para el consumo humano en Chone.
Funcionarios del municipio y del Ministerio del Ambiente hicieron un recorrido para constatar la problemática y se aprovechó para tomar muestras del agua.

En los próximos días se tendrán los resultados para saber qué es lo que sucedió.

Lea más detalles este jueves en nuestra edición impresa.