El auto más barato del mundo es eléctrico, lo fabrican en China y cuesta algo más de mil dólares.

Lo curioso es que, además de enviarlo en una caja, es el comprador quien debe armarlo.

Se trata del modelo Chang Li S1-Pro, y las personas lo reciben en una caja como si se tratara de un celular nuevo.

El costo y la autonomía del vehículo varía con base en las baterías que el usuario elija.

El periodo de recarga dura entre siete y diez de horas. El procedimiento de cargarlo es convencional.

Se enchufa a la pared y no requiere de la utilización de un transformador especial.

Pese a su popularidad por el precio, el vehículo aún no cuenta con la homologación en países sudamericanos como Argentina.

Sin embargo, en Ecuador no existe restricción alguna de momento para su circulación.

Este modelo de vehículo puede llegar a costar mil dólares, destronando al Renault Kwid entre los autos más económicos.

En el paquete del Chang Li S1-Pro viene incluido un enchufe de pared.

El vehículo alcanza los 40 kilómetros por hora, debido a que está pensado para recorrer distancias cortas.

Tiene 2.5 metros de largo por 1.5 de ancho y 1.8 de alto.

Pesa alrededor de 323 kilos, pueden ir en el vehículo hasta tres personas.
Dependiendo de su configuración puede recorrer entre 40 y 100 kilómetros por carga.