El 54,3% de las pruebas de COVID que se realizan son positivas en Manabí, donde no hay disponibilidad en UCI.

La asistencia de personas con sintomatología relacionada al coronavirus fue ayer alta en las casas de salud.

Jhonny Aveiga mencionó que tenía más de hora y media esperando en el hospital del Seguro de Portoviejo para realizarse un hisopado.

“No veo una organización, porque nos cargan como la pelota, de un área a otra”, dijo.

En cambio, Bélgica García tiene a su madre Gloria Delgado, de 78 años, ingresada desde el sábado en el hospital Verdi Cevallos Balda y reclamó que ha tenido que comprar medicinas y otros insumos.

“Nosotros somos de pocos recursos y a veces no tenemos ni para el pasaje”, contó.

Juan Francisco Núñez, gobernador de Manabí, informó que se realizan cerca de 800 pruebas de COVID al día en Manabí, de las que el 54,3% son positivas.

Agregó que las 27 camas en UCI están llenas, mientras que las de hospitalización están ocupadas en un 42%.

“Mientras que de la vacunación como tal, podemos decir que el 77% de Manabí tiene las dos dosis y en lo que va del año se han colocado más de 127 mil dosis de refuerzo, esto nos permite que la gran mayoría de los casos de COVID sean leves”, comentó Núñez.

Además destacó que no se han reportado fallecidos en casa por la enfermedad, situación que ocurría al inicio de la pandemia, y reafirmó que en caso de necesitar más camas de cuidados intensivos, el Hospital de Especialidades está en capacidad de llegar a 30.

Con corte al 16 de enero, en Manabí habían 42.168 contagios, 4.873 más que el día anterior.

Eso según cifras oficiales, aunque los expertos aseguran que hay un gran número de casos que no se reportan por diferentes causas.