Las sirenas del Sistema de Alerta Temprana (SAT), del ECU911, luego de que el Inocar emitiera la advertencia de tsunami para la costa continental del país, generaron alarma en la ciudadanía.

A través de los altoparlantes, se emitió la alerta de “posible tsunami” en las costas del país. Esto luego de detectar perturbaciones marinas como consecuencia de la erupción volcánica cerca de Tonga, en el Pacífico Sudeste.

Sin embargo, el Servicio nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE), informó que la activación de las sirenas en el perfil costero, fue como “advertencia y medida de prevención”.

La alerta de tsunami fue cancelada minutos después, pero se mantiene en estado de observación.

En Manta y Esmeraldas se registraron perturbaciones del nivel del mar de hasta 50 centímetros.

Nerviosismo

Ciudadanos de varios cantones mostraron su descontento por el sonar de las alarmas.

Daniela Carrillo, habitante de San Vicente, criticó que el mensaje de advertencia llegue de una manera inadecuada pues aseguró que solo decía que “era una alerta de tsunami. “Mi mamá es hipertensa y se descompensó. Pudieron haber matado de un susto a cualquiera”, expresó.

En Manta también hubo críticas a la forma de avisar la alerta por parte del Ecu911 pero también del aviso que realizaron los bomberos. Margarita Mantuano, dijo que debieron utilizar otra forma de comunicar, pues su mamá que es de la tercera edad y su nieta, se conmocionaron con el anuncio.

En redes sociales el malestar era general, pues varios usuarios indicaron que fue una “exageración” por parte de las autoridades.