Los hospitales se encuentran saturados por la alta incidencia de Covid-19 en Guayaquil, situación que ha llevado a las autoridades a decretar la suspensión de clases presenciales durante un mes, informaron este lunes las autoridades del municipio.

El creciente número de muertes diarias llevó a las autoridades a adoptar medidas adicionales a las anunciadas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, entidad encargada de gestionar la pandemia.

La alcaldesa de Gayaquil, Cynthia Viteri, alertó hoy de que las camas UCI en los hospitales de la ciudad están “ocupadas en su totalidad” y que en menos de cuatro días los fallecimientos por la enfermedad subieron de la decena a 14 por día.

Viteri amenazó con sancionar a los centros educativos que no se acojan a la medida de retorno a la virtualidad y advirtió que podría clausurarlos.

De acuerdo con las cifras presentadas por Carlos Farhat, coordinador de Salud del Municipio de Guayaquil, 231 de las 238 camas UCI en hospitales de la ciudad están ocupadas, es decir, la ocupación supera el 97 %, mientras la hospitalización general supera el 85 %.

En las semanas siguientes a las festividades de diciembre la urbe costera ha experimentado una escalada constante de casos diarios de Covid-19, que pasaron de 500 a los 901, mientras que en la última semana se sitúan en un promedio diario de 1.547, indicó el funcionario municipal.

El Ayuntamiento guayaquileño dispuso que se habiliten nuevamente los espacios para atender a pacientes con síntomas leves y moderados en el hospital Bicentenario que, hasta el momento, opera como hospital del día.

La misma situación aplica tanto para los centros hospitalarios públicos administrados por el Instituto Ecuatoriano de la Seguridad Social (IESS) como los privados, llamados a habilitar en los próximos días más espacios para soportar el repunte de positivos también en cantones vecinos, añadió la alcaldesa.

La ciudad acumula un total de 76.690 casos confirmados con el virus desde el inicio de la pandemia, y aunque la situación se ha mantenido sostenible por el alto porcentaje de vacunación que cubre al 85,56 % de los habitantes con la primera dosis, y al 77,97 con el esquema completo, las autoridades temen que se repita la crisis sanitaria de 2020.

Al inicio de la pandemia, entre los meses de marzo y abril de ese año, Guayaquil registró una acumulación acusada de fallecimientos por Covid-19 y otras razones, que unido al colapso del sistema sanitario y funerario, condujo a la conocida como “crisis de los cadáveres”, con imágenes impactantes que dieron la vuelta al mundo de cuerpos dejados en la calle o en morgues improvisadas.

Las autoridades municipales ratificaron la decisión de no autorizar eventos masivos y acoger las decisiones del COE nacional de mantener un aforo de 30% para el trabajo presencial.

Guayaquil es uno de los 193 cantones catalogados en semáforo rojo debido a su riesgo epidemiológico que, según Viteri, es “diferente” por su condición de puerto y centro de negocios.

Por ello, adelantó, analizan restringir la circulación vehicular por las noches. EFE