Vestidos de negro y con una gran preocupación llegaron decenas de camaroneros de la zona norte hasta Bahía de Caráquez.

Allí se reunieron esta semana con autoridades de la Cámara de Acuicultura del Ecuador y del Viceministerio de Acuacultura.

Osvin Crespo, presidente de la Cooperativa de Camaroneros de la zona norte de Manabí y sur de Esmeraldas, declaró que la caída del precio del camarón ha activado las alertas, ya que ha bajado en un promedio de 30 centavos por libra, y por otro lado, los insumos están al alza.

“Necesitamos una agenda de análisis emergente para equilibrar la caída del precio”, agregó.

Ricardina Puertas, miembro de la cooperativa, manifestó que las alertas están encendidas por los problemas de comercialización, que se ve afectada
por los cierres de varios mercados a nivel mundial, lo que hace trabajar a pérdida a los pequeños productores.

Añadió que el Gobierno debe ponerlo en una mesa de trabajo para buscar alternativas, como líneas de crédito blandas, apertura de otros mercados y subsidios, que suavicen la situación que afrontan los camaroneros, dijo.