El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, criticó este martes la anómala situación desde hace dos meses en la que dos alcaldes se disputan el cargo en Quito, en detrimento de la ciudadanía y ya con algunos brotes de protesta.

En un “mensaje especial a toda la ciudadanía quiteña” desde la escuela militar Eloy Alfaro, donde participaba en acto cívico militar con motivo del 10 de agosto de 1809, Lasso aseguró que “este pueblo noble y rebelde no merece lo que ocurre en el Municipio de la ciudad de Quito”, a la recordó su pasado independentista y su condición de “Luz de América”.

“De hecho tampoco lo merecemos los ecuatorianos, porque Quito es la capital de cada habitante de este país. Lo que sucede aquí nos atañe a todos los ecuatorianos y, cuando llegue el momento, este  Gobierno que tanto se ha esmerado en devolver luz a Ecuador defenderá también la luz que siempre brilló y que debe seguir brillando aquí en Quito”.

“¡Nosotros jamás abandonaremos al pueblo quiteño!”, sentenció Lasso en su discurso.

La intervención del presidente se da en momentos en los que parece agravarse la disputa entre el alcalde electo en las urnas, Jorge Yunda, y su sucesor Santiago Guarderas, con protestas en las calles y procesos legales interminables.

Yunda fue depuesto a principios de junio por el Concejo municipal, y en su lugar entró Guarderas hasta que una corte provincial revertió a finales de julio la situación, a raíz de una acción de protección solicitada por el primero.

Hoy, era Guarderas quien apelaba a la Corte Constitucional la misma medida en medio de una situación anómala sin precedentes, en la que los funcionarios ya no saben ante quien deben responder.

De lo que no hay duda es de que muchos procesos en el Municipio se ven bloqueados por esa alternancia, y que la situación adquiere tintes cada vez más oscuros.

Distintos gremios y cámaras de la ciudad tenían prevista esta tarde una serie de protestas para posicionarse y exigir el fin a la crisis municipal. EFE