Las autoridades de Filipinas han abierto una investigación por la muerte de un hombre presuntamente obligado a hacer 300 sentadillas por saltarse el toque de queda vigente en la provincia de Cavite por la pandemia de coronavirus.

Según la información recogida por CNN Filipinas, la familia del fallecido, identificado como Darren Manaog Peñaredondo, de 28 años, ha relatado que salió a comprar agua el pasado jueves en la localidad de General Trias, mientras el toque de queda estaba en vigor.

Peñaredondo, según su familia, comenzó a “convulsionar” el sábado, pero pudieron reanimarle. “Después, su cuerpo volvió a fallar y lo reanimamos de nuevo, pero ya estaba en coma. Murió a las 22.00 horas (hora local)”, han relatado, agregando que el fallecido “se había caído varias veces mientras se le pedía que hiciera las sentadillas”.

El subsecretario del Departamento del Interior y Gobierno Local de Cavite, Jonathan Malaya, que lidera la investigación, ha declarado al citado medio que todos los agentes de Policía que hayan violado la ley y cuya violación esté probada “serán enjuiciados y se les impondrán las sanciones administrativas y penales adecuadas”.

Por el momento, la Policía de Filipinas ha trasladado este miércoles que ha relevado y reasignado al teniente coronel Marlo Solero, jefe de la Policía de General Trias. Junto a Solero, también han sido relevados y reasignados otros dos agentes, ya que el cuerpo ha considerado probado que, efectivamente, obligaban a los infractores del toque de queda a realizar ejercicios físicos, según ha recogido el diario ‘The Philippine Star’.