El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, descartó este martes la aplicación de una medida extrema como el confinamiento de la población pese al incremento de contagios en el último mes, al considerar que ello sería perjudicial para la economía y los ecuatorianos.

“Todas las medidas que había que tomar ya se han tomado, y hay una que yo quiero claramente descartar: el confinamiento”, dijo el mandatario en el programa en directo “Encontrémonos”, organizado periódicamente por la Presidencia con dos periodistas locales.

Según Lasso, el confinamiento “afectaría a la economía y a la vida normal de los ciudadanos”, y Ecuador está en posición de “darse el lujo” de no adoptar esa medida, a diferencia de otros países, porque “es uno de los 10 países del mundo con más alto nivel de vacunación”.

El 79 % de la población vacunable cuenta con dos dosis, y “al ritmo que vamos, calculo que a mediados de febrero ya estaremos en ese ansiado 85 %” que ofrece la inmunidad de rebaño, abundó.

Además, Ecuador comenzó en diciembre la dosis de refuerzo, ahora administrada a 1,2 millones de personas, pero Lasso espera tener al 85 % a mediados de marzo.

En diciembre, Ecuador experimentó un incremento considerable en los contagios, con más de 21.000 casos, en comparación con los algo más de 9.100 en noviembre y más de 6.600 en octubre.

El lunes, frente a lo que ya es considerado un pico en la ola de contagios ocasionado por las fiestas locales de Quito y las navideñas, las autoridades decretaron el teletrabajo para el 50 % de los funcionarios, con el fin de frenar la ola.

Lasso consideró que ahora es prioridad reactivar la economía nacional, tras un 2021 de mejoras como la creación de 288.000 nuevos empleos formales y una pequeña reducción del déficit del 4 % del PIB a 3,9 %.

“La economía va por buen camino pero no es suficiente. Tenemos que impulsar la inversión (..) para generar más empleo”, sostuvo. EFE