Grupos de policías y militares intervinieron este sábado en la cárcel de máxima seguridad de Guayaquil, vecina a una prisión donde el martes pasado se registró una masacre que dejó como saldo 118 reos fallecidos.

A primeras horas de este sábado unos mil militares y policías ingresaron en ambos centros de detención, donde se escucharon detonaciones de armas.

La Policía informó que durante la intervención en la cárcel Libertad Zonal 8, los agentes “fueron recibidos con disparos por las personas privadas de la libertad”, pero de inmediato lograron neutralizar la acción.

Sin embargo, el comandante del cuerpo de infantería de Marina, Fernando Recalde, indicó que “en principio hubo fuego cruzado, al parecer entre las bandas (de reos), pero al ver la presencia de la fuerza pública todo se amainó”.

La comandante general de Policía, Tannya Varela, informó que tras ser neutralizados los presos, la Policía pudo evacuar a cuatro reos heridos.

Desde las afueras de las prisiones, Efe constató que había reclusos en los patios, en los techos y una columna de humo salía de una de las cárceles.

En el techo de la cárcel de máxima seguridad, unos reos alzaban unas telas escritas con mensajes, algunos imposibles de descifrar debido a la distancia.

Otros señalaban frases como “Solo queremos paz” y “No queremos traslado, en la Regional no hay muertes, no hay problemas” y citaban a Tanya Varela, comandante general de la Policía Nacional.

Varela avanzó que mañana ofrecerán una rueda de prensa en la que proporcionarán detalles de los operativos de hoy.