Tras una larga controversia este jueves la Asamblea Nacional aprobó la Ley para Defensa de la Dolarización, tras el segundo debate realizado en el pleno.

Hubo 86 votos a favor, 41 en contra, un voto blanco y siete abstenciones. La sesión duró seis horas.

De esta manera el proyecto, enviado por el Ejecutivo, deberá pasar al registro oficial. 

Franco Romero, asambleísta, dijo que la ley al tener más de los 70 votos mínimos necesarios, significa el convencimiento de los legisladores de que la Ley iba a ayudar al país y a fortalecer la dolarización. Explicó que si bien en días pasados, antes de las elecciones presidenciales, el debate fue muy politizado, ahora se entendió que no era una ley con dedicatoria a uno de los candidatos, sino que en cualquier caso, la ley era esencial.

La Ley busca darle independencia al Banco Central. Además fue rechazada varias veces por el legislativo antes de que el CAL de paso al proyecto definitivo.

Además, prohíbe que el Banco Central utilice sus reservas internacionales para inyectar recursos al gobierno central o los gobiernos autónomos y de esta forma fortalecer la dolarización y garantiza que el Central respalde los recursos de terceros mediante las reservas internacionales, publicaron varios medios digitales.

El proyecto contó con la aprobación de varias bancadas, entre ellas la de PSC, SUMA, CREO, BIN, así como ciertos asambleístas de AP). Los principales argumentos de este sector fueron que la normativa es esencial para darle independencia técnica al Banco Central, a fin de que maneje la política monetaria sin presiones del fisco, especialmente a Gobiernos populistas, que pueden presionar para tomar medias cortoplacistas, sin pensar en el futuro del país, según diario El Universo. 

Para los asambleístas de RC (Revolución Ciudadana), para ciertos legisladores de AP (Alianza PAIS) y otros de otros bloques se trata de una norma inconstitucional, no urgente y que más bien afecta a la dolarización.

La iniciativa legal presenta 106 artículos que modifican el Código Orgánico Monetario y Financiero y nueve disposiciones reformatorias de la Ley Orgánica para el Cierre de la Crisis Bancaria de 1999. Además, contiene una disposición derogatoria.