|
Vida & Tendencias
Salud
Un abdomen de acero
Martes 10 Septiembre 2019 | 04:00

Para un abdomen bien marcado no solo necesitas hacer ejercicios, sino también debes mejorar tu alimentación.

“Por más que hagas ejercicios para marcar tu abdomen, si no tienes una dieta hipocalórica en la que el cuerpo utilice las reservas de grasas como energía, jamas aparecerán los llamados ‘cuadritos’”, explicó Poncho Garcés, entrenador personal certificado por la IFBB. 

La dieta hipocalórica es aquella en la que ingerimos menos calorías de las que gastamos a lo largo del día. En esta dieta se eliminan los alimentos procesados, harinas, carbohidratos, y se aumenta el consumo de verduras, hortalizas, frutas, carnes y pescados.  
Pero hay que recordar también que en los ejercicios se debe trabajar el músculo recto abdominal, con lo cual automáticamente se quema grasa de la cintura hasta reducirla notoriamente, se marcan los oblicuos y se define el vientre.
Ejercicios. Garcés dijo que, por ejemplo, si tienes una alimentación adecuada puedes empezar realizando cinco series de 20 repeticiones de abdominales “crunch”.
Para llevar a cabo el “crunch” abdominal únicamente necesitarás una colchoneta (esterilla) para proteger la espalda del suelo. 
Coloca la esterilla en el suelo y túmbate boca arriba.
Flexiona las piernas y trata de mantener los pies y la espalda apoyados sobre el suelo. Sitúa las manos debajo de la nuca, permitiendo que los codos puedan abrirse. Desde esta posición empieza el movimiento flexionando el tronco, elevando ligeramente la cabeza y los hombros del suelo (como si intentaras acercar las costillas a la cadera).
Debes notar una presión en esta zona del abdomen si estás realizando correctamente el movimiento. 
Para saber. La plancha es otros de los ejercicios que se pueden realizar para fortalecer el core (es decir, toda el área que engloba la región abdominal y parte baja de la espalda.) 
Apoyar los antebrazos en el suelo, manteniendo las piernas estiradas y ligeramente separadas.
Eleva el cuerpo dejando únicamente apoyados los antebrazos y los metatarsos, formando una línea recta, horizontal y paralela al suelo, desde los pies hasta la cabeza. Mantén la espalda recta y notarás cómo se activa la musculatura de todo el core, además de los glúteos, brazos y piernas, dijo el profesional.