|
Vida & Tendencias
Bienestar
Fortalece a niños
Miércoles 12 Junio 2019 | 04:00

Incluir el pilates en la rutina de tus hijos desde la infancia, aumenta su fortaleza física y le contribuye en otros frentes.

 Mayra Santos, licenciada en Cultura Física, indica que pilates es una actividad recomendada para todas las personas, porque ayuda a fortalecer los músculos y mejora la salud. Sin embargo, resalta que es importante que los niños lo realicen,  porque incrementa su crecimiento mental y físico. 

Nuevos estudios afirman que si cuidas y trabajas correctamente tu cuerpo desde la infancia, podrás evitar la mayoría de problemas en tus huesos y mantendrás buena salud. “Los huesos necesitan de movimientos para estar sanos, y si los acostumbras desde que eres pequeño, tu cuerpo se acostumbra a ese cuidado de por vida”. manifiesta la entrenadora.
 
Realidad. Está comprobado que un alto porcentaje de niños ocupan más tiempo sentados, haciendo tareas o viendo la televisión, y le dedican poco tiempo a la actividad física. 
Es una realidad que afecta la columna vertebral de los infantes por el poco estiramiento en su cuerpo. También están sometidos a sufrir continuos desequilibrios mentales, por el estrés. 
La profesional asegura que el pilates no afecta en ningún sentido la salud de los niños, por lo que pueden empezar a realizarlo con normalidad. 
 
¿A qué edad pueden empezar? Lo más recomendable para los niños es empezar la práctica de pilates  a partir de los diez años, porque en esa edad son más conscientes de lo que es la actividad física  y son más responsables. Pero si tienen menos edad, entre 6 - 7  años, también pueden hacerlo sin problemas, porque son ejercicios de relajación y estiramientos.
“Es importante que las sesiones sean divertidas y que se realicen uno o dos días a la semana durante 30 o 45 minutos, y progresivamente ir aumentando la complejidad”, recomienda Mayra Santos. 
 
Beneficios mentales. El pilates además ofrece otra serie de beneficios en los niños, como  conectar su mente a su cuerpo a través del control de la respiración.
Esto los ayuda a relajarse y mejorar el rendimiento académico en el colegio y el resto de actividades.