Actualizado hace: 8 horas 6 minutos
PORTOVIEJO
Lo dejaron en una silla de ruedas por ser testigo

Pedro Toala Rezabala, de 18 años, ha llegado a pensar que la vida le ha sido injusta, pero al ver el amor que le brindan sus seres queridos se da cuenta que todavía tiene mucho por vivir.

Domingo 23 Noviembre 2008 | 21:07

El 19 de agosto del 2007, cerca de las 21h00, recibió siete disparos en diferentes partes de su cuerpo. Un proyectil le afectó la columna, por lo cual quedó inválido.

Los médicos han sido francos con él y con sus familiares, al comentarle que es casi imposible que vuelva a caminar. Hasta el momento, una de las balas la tiene alojada en el pulmón derecho, razón por la cual se le complica la respiración en ciertas ocasiones.

Según él, quienes le dispararon fueron: Viterbo Heriberto Macías Loor alias Wicho, Carlos Hernán Mejía Zambrano alias Nariz Virada y Washington Alexander Mera Piloso alias Gordo Wacho. Los dos últimos mencionados fueron detenidos semanas atrás, mientras que el primero se encuentra prófugo de la justicia.

SUCESO. Toala aclaró que el atentado que sufrió fue porque vio cómo lo mataron a su primo, Enrique Horacio Rezabala Briones, de 18 años. “Desde hace tiempo, ellos, los que me dispararon, quieren que me quede callado y no diga nada de lo que vi el 13 de octubre del 2006, cuando acabaron con mi primo”, expresó.

En su silla de ruedas, donde recibe apoyo emocional constantemente de sus familiares, Toala recuerda que cuando lo dispararon, estaba conversando con unos amigos y de repente llegaron los tres implicados en un Chevrolet Rodeo, color blanco, del cual se bajaron y me comenzaron a disparar.

El hecho se suscitó a pocos metros del lugar donde “Henry”, como conocían a Enrique Rezabala, fue abatido, calles Pedro Gual y 20 de Julio.

Toala dice que todos sus allegados lo daban por muerto “pero Dios no me llevó porque tengo una misión por cumplir, la cual es ser testigo de la muerte de mi primo hasta que los autores sean sentenciados, y además paguen por lo que me hicieron”. También aceptó que no puede dormir tranquilo. Lo han amenazado de muerte porque sigue sirviendo de testigo, por lo que solicitó desde hace varios meses la protección de víctimas y testigos, pero sigue esperando.

Tatiana Rezabala Briones, madre de Henry y tía de Toala, dice que la lucha para encontrar justicia ha sido muy dura pero que nunca han bajado los brazos y tampoco lo harán. Confía de que las autoridades que llevan el caso hagan las cosas con transparencia y que sentencien a los autores de la muerte de su hijo y del atentado de su sobrino “con todo el peso de la ley”. De esta manera los Rezabala siguen luchando y tramitando que el proceso legal se cumpla como ellos quieren, pero por otra parte los acusados niegan todo.

IMPLICADO. Carlos Mejía Zambrano alias Nariz Virada, está implicado en varias muertes y atentados en contra de personas.

CAPTURA. Familiares del “Gordo Wacho” aseguran que reciben amenazas por parte de los Rezabala y que no los dejan en paz.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala