Actualizado hace: 55 minutos
MONTAJE
Decisiones (o los actores versátiles)
wahlberg En "Max Payne", adaptada de un videojuego

En 2006, después de ganar un harto merecido Oscar a mejor actor por su inolvidable papel en "El último Rey de Esciocia", Forest Whitaker, uno de mis actores favoritos, se legalizó en un negocio que lo había relegado a trascendentales pero poco reconocidos papeles secundarios.

Domingo 23 Noviembre 2008 | 16:30

Desde hace dos años, Whitaker es "Mr. Whitaker", material de alfombra roja donde quiera que vaya, algo no menor en Hollywood. Aquí lo raro. Tras el Oscar, y viniendo de películas que circulan fuera del circuito comercial pero pegan entre los amantes del cine alternativo, Whitaker se metió en cintas que, sin ánimo de ofender, podrían calificarse como faranduleras serie B. Es decir, películas destinadas a estar de moda que nunca llegaron a eso. Como confío en Whitaker, y no creo que nos vaya a traicionar así como así, capto que después del Oscar, todo lo que busca es relajarse, divertirse, no tomarse demasiado en serio. Muchos actores, a lo largo de la historia, creen que un premio de La Academia los obliga a aparecer exclusivamente en dramas que hacen llorar al final, mejor si sus personajes mueren dejando viuda y niños pequeños en la miseria y en la orfandad; muchísimo mejor si la historia se sitúa en la segunda Guerra Mundial. Whitaker sabe que la vida es demasiado corta como para complicarse tanto, por eso, aparece este fin de semana en "El Pantano", película de género, de terror, acaso fabricada para la taquilla, que no promete más que momentos pasajeros de entretenimiento, llevados justamente de la mano de Whitaker. Bien por él, que descanse de la presión de ser uno de los mejores actores de su tiempo, que tome distancia de su posición cinematográfica y cuide su salud mental, sólo así podrá volver a ponernos de cabeza. Otro caso de buen actor que reparte su vida entre películas buenas, mediocres y malas, es Mark Wahlberg. Oportunamente para esta columna, el mismo año en que Whitaker ganó el Oscar a mejor actor, Wahlberg dio una de las mejores interpretaciones de su carrera en "Los Infiltrados", película que significó el esperadísimo y atrasadísimo Oscar a mejor director para Martin Scorsese. Luego, Wahlberg hizo un par de películas que pasaron por la marquesina sin pena ni gloria, la mejor de ellas se llama, en inglés, "We Own the Night", y si no la han visto hagan el favor de buscarla. En nuestra cartelera, Walhberg viene a protagonizar "Max Payne", adaptada de un famoso videojuego. Curioso, este género de los video-juegos-al-cine crece a cada segundo, parece que el mundo por fin comparte sus emociones en formatos compatibles. Le deseo lo mejor a Wahlberg, que seguramente, al igual que Whitaker, está sobando ya su próximo As bajo la manga.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala