Actualizado hace: 1 hora 44 minutos
MANTA
15 de Septiembre de luto

A los 10 meses el barrio 15 de Septiembre vuelve a vestirse de luto. Esta vez por la muerte de cuatro de sus moradores, fallecidos en el barco Andrea F.

Jueves 20 Noviembre 2008 | 23:25

Las cuadrillas de estibadores se forman en los barrios. De allí que haya varias víctimas de un solo sector. El hospital y las clínicas Centeno y del Sol lucieron llenas de familiares que llegaban en busca de noticias sobre sus parientes. En la clínica del IESS recibieron a otros pacientes. Mientras en emergencia era un hervidores de médicos y enfermeras y los tanques de oxígeno se multiplicaban para atender a los heridos, afuera la desesperación hacía presa de la gente. El llanto se apoderaba de hombres y mujeres mientras iban escuchando los nombres que una enfermera decía para que pasen a identiicarlos. Allí se conoció que 4 personas murieron y más de 20 resultaron heridas. De ellos 4 permanecían en cuidados intensivos del hospital, hasta el cierre de esta edición, con un cuadro muy grave, según confirmó el médico Oswaldo Álvarez. Otros 6 obreros estaban estables en la misma casa de salud. En la Clínica del Sol hubo restricción para la prensa. Allí hay varios pacientes internados. En la Centeno sólo confirmaron el fallecimiento de dos personas. Triple dolor Una de las más desesperadas era Nancy Rivera, quien perdió a su esposo Carlos Alberto Rivera (21), a su padre José Pastor Rivera Chóez (48) y su tío José Francisco Laine (52). Los otros fallecidos son: Richard William Prado Chávez y Luis Marcillo Giler, por quemaduras de segundo grado, hemorragia digestiva alta e insuficiencia respiratoria. Heridos Los heridos son: Juan Chávez López (30), Miguel Pinargote Ostaíza (18), Sebastián Pinargote Ostaíza (21), Andrés Prado Bailón (48), Walter García Solórzano (42), Javier Ávila (27), José Lucas Roca, Wilmer Mendoza (35). Habla sobreviviente “Estábamos en el barco alrededor de 50 personas, ya que se iba a descargar pescado, cuando de pronto escuchamos la explosión, lo único que pensé fue en salvarme”, contó Fulton Obando. Dijo que el lugar se contaminó con el gas rápidamente y que cundió la desesperación. Todos pugnaban por salir. El personal del hospital no se daba abasto para atender tantos heridos. La coordinación fue un factor importante para que la situación no se salga de control. La policía mantuvo estricto control en los ingresos para evitar que la gente se arremoline. Hoy los organismos que participaron presentarán el informe de los hechos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala