Actualizado hace: 3 minutos
TRAGEDIA
Fuga de gas amoniaco mató a cinco estibadores en barco

A las 14h00 seguridad industrial del puerto dio la voz de alarma. Se había registrado una fuga de amoniaco en el barco Andrea F., de bandera nicaragüense, cuando se descargaba pescado en el muelle 4. En el sitio fallecieron 3 estibadores navales, otro en el hospital de Manta y el quinto en la clínica Centeno.

Jueves 20 Noviembre 2008 | 23:23

La tragedia movilizó al Comando de Incidentes, al mando del capitán del Puerto, Patricio Mora. En minutos el lugar se llenó de ambulancias de los bomberos, Defensa Civil, Armada Nacional, Ala de Combate y Cruz Roja, mientras la policía despejaba la zona para que se cumpla el operativo. Impedimentos de TIDE Pero para que eso ocurra pasaron minutos valiosos porque el personal del puerto, en manos de la concesionaria TIDE, no permitía el paso del personal, denunció el jefe del Cuerpo de Bomberos, Sofonías Rezabala, quien les dijo que no iba a robar sino a salvar vidas. La situación llegó a tal extremo que se impidió el ingreso de los bomberos a pie, y tenían que esperar a que entre un vehículo de los organismos de socorro para continuar hasta el sitio del percance. Tampoco se permitió el ingreso de la policía hasta que llegó el jefe del comando cantonal, Juan Ruales, quien tuvo que amenazar a los guardias de TIDE con llevárselos presos para que faciliten el ingreso de los uniformados. El ulular de las sirenas era incesante. Las ambulancias salían llevando en su interior a los muertos y heridos que fueron atendidos en el hospital Rodríguez Zambrano y en las clínicas del Sol y Centeno. La emergencia Mora indicó que en la embarcación atunera, con bandera de Nicaragua, la mitad de los 50 tripulantes de tierra contratados descargaba 450 toneladas métricas de atún congelado al granel, cuando un pescado congelado se salió de la red y golpeó la cañería, rompiéndola y originando la fuga del gas. Jorge Pachay, uno de los sobrevivientes contó que el caos se apoderó de todos. Mientras los que estaban cerca inhalaban el gas, que destruyó sus vías respiratorias y los mató, otros buscaban salir por la estrecha puerta del área de refrigeración. Uno cogió una manguera y comenzó a mojarlos a todos para evitar más afectaciones. Todos buscaban salvarse. En el camino iban cayendo más trabajadores. El jefe de bomberos contó que la piel de los más quemados se quedaba en las manos de los voluntarios. Era terrible. Mientras que la médico legista de la Policía judicial, Fabiola Villacís, quien hizo las autopsias, indicó que el gas es letal: destruye la mucosa de las vías respiratorias y los pulmones. La fiscal Sonia Barcia y la Policía Judicial hicieron unperitaje preliminar y luego por seguridad el barco fue fondeado, bajo guardia marítima. El barco El Andrea F., de 1.500 toneladas y matrícula 8003254 trabajaba en asociación con Pespesca, que envió a su abogado José Saldarriaga para que converse con los familiares, arregle lo de los gastos de funeral y atención médica de los heridos. Él dijo que el seguro cubrirá todo.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala