Actualizado hace: 3 horas 43 minutos
Guido Alava Párraga
Un SOS para las familias

Las familias en su conjunto definen el tipo de sociedad con sus características (cultura, costumbres, calidad de educación, religión, prosperidad, entre otras).

Miércoles 19 Noviembre 2008 | 20:59

Tiene aceptación universal la conclusión que afirma, que el abandono, descuido o pérdida del valor supremo de la familia como estructura fundamental de toda sociedad, es la causa de la crisis moral y espiritual que vive la humanidad. Innumerables estudios desde ópticas muy diferentes definen la diversidad de familias, así tenemos: Familia disfuncional, familia fraccionada, familia de esposos inmaduros, familia inculta, familia de hogares de alta o baja carga religiosa, familias vacías de principios morales, cultoras del chisme, odio, envidia, codicia, avaricia y más. Muchos analizan la crisis global de la sociedad desde el ámbito de los efectos antes que por las causas, así se habla de manera insistente de altos índices de divorcios, altos índices de conflictos intrafamiliares entre cónyuges, entre padres e hijos, maltrato a las esposas, hijos abandonados, drogadictos, alcohólicos, rebeldes, todo esto alarma y contrista, pero muy poco se ha profundizado en el análisis de estas conductas. En números muy reducidos están los que analizan la crisis de la humanidad con una óptica causal, así encontramos a quienes consideran que en efecto las sociedades en su conjunto atraviesan una crisis en punto de quiebre, debido a una distorsión del proceso educativo, consistente en un abandono de la educación intrafamiliar, aquella distorsión se debió al menos a dos factores. El primero, desconocimiento sobre la auténtica paternidad responsable (papá y mamá perdidos en el verdadero rol de padres). Dicha ignorancia fue notoria en el conocimiento y práctica de principios éticos, morales y espirituales, lo cual provocó un vacío mental que fue llenado a través del tiempo con todo tipo de inconsistencias conceptuales sobre la vida y la trascendencia del ser humano. Aquellas inconsistencias, credos, conceptos y costumbres fueron transmitidas y afianzadas a los hijos de generación en generación, así surgieron a millares los padres impreparados para formar con solidez a los hijos. Erramos cuando decimos que la juventud esta perdida por culpa de la sociedad. El segundo factor fue la oficialización per se de un modelo de educación absurdo y alienante que no consideró formalmente la enseñanza intrahogar. Un vistazo a la historia de la humanidad pone en evidencia una tendencia del hombre a abandonar las instrucciones escriturales, esto trajo como consecuencia que durante más de 3.000 años la humanidad en su conjunto haya despreciado un modelo educativo perfecto constante en la Biblia, probado por sus frutos y por la autoría divina. Providencialmente hoy se acepta la preeminencia de la educación intrafamiliar con calidad. Me referiré a ello en lo posterior. "El abandono a la familia causa crisis en la sociedad "
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala