Actualizado hace: 3 horas 40 minutos
MONTAJE
Tropic Thunder (o el escuadrón de la victoria)

Desde que supe de la existencia de esta película, la había esperado como se espera la navidad a los siete años, cegado por la emoción.

Miércoles 19 Noviembre 2008 | 16:26

Ben Stiller, Jack Black y Robert Downey Jr. (que en esta ocasión toca el cielo con las manos), tres grandes actores, juntos, en un gran momento de sus carreras y, además, en una comedia de guerra. Acompañados por un equipo de lujo que incluye a Tom Cruise en uno de los mejores papeles de su carrera cinematográfica. Creo que todos los hombres que fuimos niños alguna vez (ojo que muchos hombres nacen y mueren viejos) soñamos con ser héroes de acción. Recuerdo que Ecuavisa tenía un espacio llamado "Festival de los hombres duros", donde cada semana pasaban una película de balas, peleas, explosiones y finales donde el bueno le ganaba al malo. Estos films, qué duda cabe, fueron parte integral de mi formación, teniendo en cuenta que también somos lo que hemos perdido. Le puse mucho más atención a los doblados al español Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Chuck Norris, Jean-Claude Van Damme y compañía que, por ejemplo, a cualquiera de los profesores de matemáticas que entorpecieron mi educación. Las películas de acción son clave en la vida de cualquiera, así pasen los años y uno deje de necesitarlas. "Tropic Thunder" es un tributo, el mejor que he visto hasta la fecha, a todas esas historias medio ridículas y poco creíbles que nos hicieron pensar, aunque sea por un momento, que si nos lo proponíamos podíamos salvar al mundo y quedarnos con una hermosa mujer de recompensa. Tal vez el único pecado de "Tropic Thunder" sea, precisamente, erguirse como una película masculina, casi exclusiva para hombres que crecieron disparando metralletas de plástico, y lanzando granadas invisibles que explotaban como mil de las reales. Pero una película que no peca no es tal, nada peor que una historia puritana que trata de caerle bien a todo el mundo. "Tropic Thunder" es sobre ser o intentar ser un hombre, sobre la amistad, sobre los retos que te pone la vida y ese relámpago en que decides pararte tieso y hacerles frente. Es también una cinta en la que Hollywood botó la casa por la ventana y lo hizo para bien, demostrando que el dinero no siempre corrompe las buenas intenciones del alma. Es verdad que estamos hablando de una comedia, algo elucubrado con el fin de hacer reír, pero hace rato que no veía una película que se tomara a sí misma tan en serio como esta. No me parece una hipérbole, ni una exageración, afirmar que está en la élite de los estrenos que nos han tocado este 2008.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala