Actualizado hace: 15 minutos
EDITORIAL
¿Qué nos tocará? (Erwin Valdiviezo S. | E-mail: evaldiviezo@el diario.com.ec)

De la crisis que se viene, ¿qué nos tocará? Esa es la gran interrogante que tenemos miles de ecuatorianos y, particularmente manabitas, que, ante el anuncio de ajustes económicos, no atinamos a vislumbrar por dónde o a qué frentes llegarán los recortes que se harán a obras e inversiones.

Martes 18 Noviembre 2008 | 19:36

La reunión del frente económico la semana anterior y las declaraciones de la Ministra de Economía, no generan un buen síntoma, porque con seguridad ya se estarán analizando los montos que se recortarán y que, con seguridad, afectarán a obras y compromisos que aún de los anuncios no generen presión al gobierno para su cumplimiento. Y es en este escenario que a los manabitas nos causa preocupación que recursos que se han asignado o anunciado para la vialidad, obras hidráulicas, hospitales o prevención ante desastres naturales, se recorten; o llana y sencillamente no se los entregue, con lo cual más de una aspiración podrían quedar trunca. Claro que eso ocurrirá si es que nos quedamos “dormidos” o nuestros representantes no hacen de buenos interlocutores, y para evitar que ello acontezca es vital que, desde ya, tengamos a mano todo el inventario de los compromisos que ha asumido el gobierno, y así evitar que sea por el lado más débil que comience el ahorro de recursos para enfrentar la crisis. Nuestra red de carreteras no puede quedar a medias en su reconstrucción, pues si al invierno que se avecina se suma la falta de pagos con seguridad habrá obras paralizadas, y eso sería injusto para una región que por décadas han reclamado por la terminación integral de sus arterias viales. No hay que olvidarse del proyecto de propósito múltiple Chone, del puente en Bahía o del hospital de especialidades para Portoviejo que por ningún concepto debe permitirse que se paralicen o no se construya. No hay que dejar de mencionar el equipamiento para los hospitales y centros de salud, o las partidas para profesionales y empleados de las mismas áreas; o qué decir de las casi 1.400 partidas para nuevos profesores que se necesitan para compensar los desfases del proceso educativo en la provincia, que ojalá no sean las que se ignore con el pretexto de la crisis económica. Debemos estar organizados y también informados, pues sólo así en determinado momento podremos reaccionar o presionar a nuestras autoridades para que no permitan que a Manabí se le afecte sus aspiraciones con el argumento de la crisis, que ojalá sea superada con creatividad como disminución del gasto corriente por ejemplo o eliminación de tanto subsidio, bonos y regalos que bien podrían ser compensados con más inversión directa en lo productivo o en la construcción que es lo único que genera circulante y dinamización económica. Es más, si son inevitables los “recortes” que sean equitativos a todos los proyectos y a todas las regiones.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala