Actualizado hace: 2 horas 2 minutos
EDUCACIÓN
La ayuda desde pequeños
Contarles cuentos en el aula es una manera de motivarlos para que se interesen por el estudio

¡Eres tonto!, ¡Tú no sabes!, ¡No entiendes nada! Son frases que a cualquier niño en proceso de aprendizaje le afectarían de manera irrevocable.

Martes 18 Noviembre 2008 | 17:03

No todos los niños son iguales. Cada uno es un mundo diferente. Uno puede ser más rápido para aprender que otro. Pero también existen quienes tienen trastornos en el aprendizaje y se los denomina, comúnmente, como "niños problemas". Estos trastornos dependen de muchos factores, entre los que figuran -dice la psicóloga Roxana Guillem-, el genético, los alimenticios, problemas familiares o problemas psicológicos. Pero, ¿Cómo identificar si su hijo tiene algún problema en el aprendizaje o no? Para la profesional esto es algo que se identifica mediante la actitud del alumno frente al maestro y la predisposición que se muestre durante las clases. “Desde los tres años, cuando se empieza a acatar órdenes, es cuando se puede detectar este problema”. En la casa también los padres pueden notarlo al momento de hacer las tareas. Ayuda de profesionales Este trastorno se deberá solucionar de la mano con el psicólogo, la profesora y los padres de familia. En el caso del primero, lo que se hace es entrevistarlo particularmente y, mediante esto, detectar cuál es el problema desde la raíz. Luego de ello viene la ayuda de la profesora, quien trabajará con el niño sin aislarlo de los demás estudiantes. Patricia Pacheco, parvularia, menciona que en su clase no se ha presentado continuamente el caso. Pero cuando lo hay se trabaja con todos en grupo. “Pero cuando están en algún momento de descanso se trabaja reforzando a este alumno”, dice. También existen quienes no quieren integrarse al grupo. “En este caso no se los obliga. Se les enseña poco a poco que estar con sus compañeros de aula es algo muy agradable”. La profesora tendrá que buscar técnicas de aprendizaje más fáciles, por ejemplo cuentos, dibujos, música, plastilina y dinámicas que le ayuden a entender. Los padres deben tener paciencia. No decirles frases como las mencionadas al principio, ni ridiculizarlos en público ya que esto les puede bajar la autoestima. Todo lo contrario, explica Pacheco, se les debe dar confianza y estimularlos diciéndoles frases como ¡Está bien!, ¡Sigue así!, ¡Lo puedes mejorar!, entre otras. Patricia Pacheco parvularia "En el aula se trabaja codo a codo con ellos, integrándolos siempre y haciéndoles entender las cosas de manera dinámica". Roxana Guillem psicóloga "Se busca el problema de raíz para poderlo solucionar. El entorno en el que ellos estén influirá mucho".
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala