Actualizado hace: 24 minutos
JAMEANDO EN EL CANTONÉS
Chino Dejo en su chifa
delicias Jama cantonesa también es manjar para manabas

Era de vernos la cara de felicidad que reflejábamos, en el chifa Cantonés, allá por La Garzota, en Guayaquil: el Chino Dejo con su jeba, María Elena Cedeño de Chinito; Carlitos Delgado, con la suya, María Luisa Párraga de Delgado; don Márgil Vinces con doña Leonor Centeno de Vinces; la doctora María Piedad Mendoza de Giler, con su jebo don Rolando; María Luisa y su ñaño Luis; Esther, la mía, y yo, cada uno frente a su plato bien puesto, bien servido, bien atendido, humeantes, fragantísimos (los platos, digo; nosotros, bacanísimos).

Sábado 15 Noviembre 2008 | 17:23

El chinito chenchual y chingüelgüenchón estaba en lo suyo: chifa y jama china, ¡qué más! Los pedidos no se ciñeron a los chaulafanes y los tallarines de siempre, no, qué va; para eso estaba la amplia variedad de platos en base de mariscos que de verlos nomás ya uno comienza a sentir placer, ese placer que se inicia por los ojos mismos y se prolonga ascendiendo paladar adentro hacia la cavidad nasal y se hace propio rumbo al cerebro, despertando sentires singulares y estimulando los juguitos gástricos en punto preciso. Manabas y guayacos en comilona asiática, ¡qué chévere! Y es que el manabita tiene una cita recurrente con la gastronomía china: cada cierto tiempo se le abre el apeto rumbo a las delicias de la comida oriental, y en ese tiro, la cantonesa ya tiene hecho su espacio en el paladar y, consecuentemente, en el estómago del gourmet capiro. Y como dijo la chinita en el bosque, “!chinchín!”.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala