Actualizado hace: 13 minutos
Libertad Regalado E.
Agoniza el planeta
Libertad Regalado E.

Nuestro planeta agoniza de una enfermedad mortal ocasionada por ingerir de manera diaria y constante alimentos de difícil ingesta, los mismos que pueden tardar siglos en convertirse en vitaminas que le ayuden a sobrevivir; es más, muchos de ellos le ocasionan serios problemas a las vías digestivas, respiratorias, circulatorias, ocasionando el desgaste de la capa terrestre, la erosión constante y convirtiendo mucha de su extensa piel en espacios escamosos, cancerígenos, donde es imposible sembrar ni siquiera hierba mala.

Jueves 13 Noviembre 2008 | 20:05

El excesivo tiempo a la tensión que está sometida nuestra casa grande, la ha llevado a sufrir deformaciones rápidas, fracturas, heridas imposibles de ser operadas, y la única forma en que ella ha logrado manifestarse es a través de los terremotos, maremotos, aluviones, huracanes, tifones, sequías, inundaciones, variación del clima. Pero parece que nosotros tenemos sordera y ceguera crónica, pues negamos a ver estos signos y de lo único que nos preocupamos es de vivir alocadamente inmersos en esa vorágine del consumismo. Los síntomas de su enfermedad la estamos sintiendo; la culpa: nuestro descuido crónico, la forma como de manera brutal la llenamos de desperdicios y contaminantes. Toneladas de basura se depositan en los lechos de los ríos, de los mares, en los ingresos de la ciudades, en los famosos botaderos de basura que cada día reclaman más espacio. O lo que es peor nos encargamos de incinerar toneladas, produciendo gases tóxicos que se diseminan en la atmósfera, contribuyendo al efecto invernadero por las emisiones de dióxido de carbono. Y algo mucho peor los gases de metano provenientes de la agricultura que son como el sida en la capa de ozono. Creo que todos hemos escuchado las noticias de manera constante están anunciándonos las erupciones volcánicas y la frecuencia con que el fenómeno de El Niño, viene atacando nuestros países, que motiva cambios en la cantidad de energía solar que alcanza la Tierra, y si a esto agregamos el smog urbano, ya tenemos causas más que suficientes para diagnosticar la gravedad de nuestra madre tierra. En el año 2005 entró en vigor el famoso Protocolo de Kioto, que aún sigue sin ser ratificado por los países desarrollados; claro está a ellos les afectaría el decreto, pues la orden es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y esto sólo se logra controlando la actividad humana. Debemos iniciar con acciones sencillas la protección de la tierra ejemplo: reducir el consumo de energía eléctrica en los hogares, ya sé que estamos en el período de las fiestas navideñas y de lo que nos preocupamos es de convertir a nuestros hogares en verdaderos árboles luminosos, pero pensemos un poquito en quien nos da un espacio para vivir, no le hagamos más daño del que ya hemos provocado con nuestra negligencia.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala