Actualizado hace: 2 horas 1 minuto
EDITORIAL
Bush eligió a Obama (Walter Andrade Castro | wandrade@bcmanabi.com)

El primer agradecimiento de Obama, la noche de su elección como presidente de los Estados Unidos (EE.UU), debió ser para el Presidente Bush.

Lunes 10 Noviembre 2008 | 19:11

Es que sólo él y nadie más que él fue el mayor artífice de su triunfo. Nadie trabajó tanto y casi todos los días por su éxito electoral, Administraba tan mal a EE.UU. que todos, incluso la derecha, quería un cambio. Y no podía ser de otra manera. Ningún presidente de los últimos tiempos, alguien dijo de la historia, ha podido exacerbar tanto un sentimiento antiamericano en casi todo el mundo como Bush. Y nadie va a dejar el cargo de Presidente de la nación más poderosa de la tierra con un índice de aprobación tan bajo, 22%. Probablemente el 20 de enero, día en que entrega oficialmente el mando a su sucesor, el porcentaje sea aún menor. Bush, sin duda, representó a la derecha pero a la derecha torcida, como solía llamar Alfredo Pinoargote a ciertos políticos ecuatorianos. No encarnó jamás a la derecha ideológica, la derecha-derecha, como también decía el periodista. Cuando ocurrió, por ejemplo, el ataque terrorista del 11 de Septiembre del 2001, el mundo y no sólo EE.UU, cerró filas a su alrededor para repudiar tan abominable crímen. ¿Qué hizo Bush? Se dio modos y maneras de articular una retaliación, al principio apoyada por todos, basada en mentiras como se comprobó posteriormente. Nunca hubo armas de destrucción masiva que justifiquen la invasión a Irak y esa guerra ha costado hasta ahora 900 mil millones de dólares a los contribuyentes americanos, cifra que sólo de oírla causa escalofríos. Y lo peor vino después. Los iraquíes, que según la administración Bush, irían a recibir como salvadores a los americanos, crearon focos de resistencia que han causado hasta ahora 4.050 bajas al ejército de EE.UU. De parte de Irak los caídos en la guerra ascienden a cerca de 650 mil. Y como Irak se destruía por el conflicto y tenía petróleo, es decir, dinero por montones, había que reconstruirla. ¿Y saben lo que pasó? La mayoría de los contratos de reconstrucción, por miles de millones de dólares, fueron asignados a amigos de la administración Bush, al más puro estilo tercermundista y con qué precios. Pero lo peor es que según los más lúcidos estrategas, esta es una guerra que no se va a poder ganar. Mientras todo esto ocurría, la economía americana se deterioraba y estalló finalmente en una crisis monumental que se ha regado como pólvora por el mundo. Causó bajas también: miles de empleos se perdieron, industrias símbolos de EE.UU. están en problemas o en vías de cierre y bancos de inversión gigantes quebraron. Esto sin duda facilitó la elección de Obama, fue el último favor de Bush. Pero lo sorprendente es que a pesar de Bush, EE.UU. acaba de ser reconocida como la economía más competitiva del mundo y la más libre para emprender. ¡Qué bien!
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala