Actualizado hace: 1 hora 19 minutos
Pedro Vincent Bowen
La teoría de la Cucaracha (II)

Hoy tocaremos el tercer pretexto de TIDE para incumplir su compromiso adquirido con APM (hace 24 meses): convertir la actual terminal marítima de Manta en Megapuerto de Transferencia Internacional de Carga de la Cuenca del Pacífico Sudamericano. Y administrarlo durante los próximos 28 años.

Domingo 09 Noviembre 2008 | 19:56

Se trata de los 55 melones de cholo-dólares (disponibles al momento) que el Estado ecuatoriano aporta para el financiamiento parcial de las obras de infraestructura que deberá ejecutar TIDE. ¿Queréis saber lo que pretende TIDE? Que toda esta plata le sea entregada diuna para disponer de los chimbilines a su antojo, lo cual no es posible porque el contrato y la Ley dicen que los pagos de rubros ejecutados por TIDE, los hará APM previa presentación de planillas por obras terminadas, y luego de la respectiva recepción y fiscalización. ¡Nunca antes! Lo peor: Luego de quedar sin piso los tres pretextos, TIDE presenta a la APM un pliego de enmiendas al contrato de concesión. ¡Absurdo! ¡Ilegal! De un total de ciento doce capítulos del documento firmado el 16 de noviembre del 2006… se pretende modificar “a la brevedad posible”, más de 40 párrafos de fondo, argumentando que “… las cláusulas contractuales son de difícil adecuación a las prácticas del negocio… Estamos descontentos con el control que nos está aplicando APM”. Otra perla: “Todas las obras que se construyan durante la concesión serán consideradas como infraestructura (incluyendo los costos de movilización e indirectos) tendientes a coadyuvar a la mayor rapidez en los trámites de aprobación y pago de las obras”. El colmo: “Las autoridades nacionales (el Gobierno ecuatoriano) no podrá construir nuevas instalaciones portuarias ni autorizar la instalación de nuevos terminales portuarios de carácter privado o de uso público dentro de la jurisdicción de APM”. ¿En el paquete entran los puertos pesqueros y artesanales proyectados para San Mateo, Jaramijó y Bahía de Caráquez, ah? Para giles: “Los bienes muebles que se adquieran durante el tiempo de la concesión, no serán revertidos al Estado al final de la concesión”. ¿Se llevarán las grúas, montacargas, vehículos y todos los equipos utilizados en la operación del puerto? Viveza china: “TIDE podrá contratar libremente y sin ninguna autorización de APM las obras, adquisiciones o servicios necesarios para las distintas fases de la concesión”. Abusadillos: “Si TIDE ejecuta obras sin autorización de APM o ignorando o actuando en contra de los técnicos inspectores de obras de APM, esto será considerado solamente como “falta leve”. Y que si APM dispone la demolición, las indemnizaciones a que hubiere lugar las tiene que pagar APM”. ¡Sin comentarios! En el siguiente capítulo tocaremos las violaciones al Código de Ética de Avellán Ferres (el mismo abogado que fue de APM ahora es de TIDE) Continuará. "TIDE quiere que toda la plata le sea entregada diuna"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala