Actualizado hace: 20 minutos
MONTAJE
Take (o Liam Neeson en acción)
filme Ha despertado interés en varias personas

"Taken" despierta interés por varias cosas. Primero, Lian Neeson, su protagonista, uno de los mejores actores que ha parido el Reino Unido.

Domingo 09 Noviembre 2008 | 16:15

Neeson empezó en la televisión británica y ya a principios de los noventa había cruzado el océano. En 1992, apareció en "Maridos y mujeres", una perla de Woody Allen. Y en 1993, saltó a la fama en el papel de Oskar Schindler, personaje principal de "La lista de Schindler", de Steven Spielberg, rol que le valió una nominación al Oscar. Seis años después, cuando el siglo XX quemaba sus últimos cartuchos, Neeson se convirtió en Qui-Gon Jinn, el caballero Jedi que formó a Obi-Wan Kenobi y trajo a colación al Anakin Skywalker que terminaría siendo Darth Vader. O sea que Lian Neeson ha estado presente en nuestras vidas cinematográficas, tal vez más de lo que pensábamos. En todo caso, ahora le toca ser un espía retirado que busca a su hija secuestrada. Una película de acción para un actor que, más bien, anda por otro lado. Bien. Neeson se la juega y decide hacer justicia por mano propia. Segundo. Pierre Morel, el director, un debutante francés que tiene carrera como director de fotografía y ahora se prueba al timonel del barco. Cuando de cine se trata, las óperas primas suelen dar sorpresas. Y, tercero, Luc Besson, otro francés, famoso y reconocido director de cine, quien colaboró con el guión de esta película. En 1994, Besson figuró como escritor y director de una de las grandes historias sobre relaciones humanas jamás filmadas, seguro la recuerdan, se llama "El Profesional", sí, exacto, esa misma, la del asesino a sueldo y la niña, con una Natalie Portman que compite con la setentera Jodie Foster de "Taxi Driver". Casi inmediatamente, en 1997, Besson lanzó "El quinto elemento", cinta de ciencia ficción que primero fue éxito en taquilla y no demoró en ascender a objeto de culto. Así que, si bien Morel se está probando, tiene a su lado un pilar que ha soportado el peso de la industria durante años. Aunque digan que la clave de la felicidad es "desear lo mejor y esperar lo peor" (de esta forma nunca tendrás malas noticias), hay que ir a ver "Taken" con ánimo y decisión, confiados y también dispuestos a cuestionar y, como siempre, a equivocarnos. Me gusta pensar que un proyecto que involucra a Luc Besson y Liam Neeson, simplemente, no puede ser tan malo. Siento que estos dos nombres funcionan como un cinturón de seguridad, que no importa cuán herido salga de la sala, el golpe no será fatal. El cine, sobre todo en viernes, día de estrenos, es más que nada un acto de fe.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala