Actualizado hace: 1 hora 5 minutos
ESTADOS UNIDOS
Obama rompe el mito y se convierte en el primer presidente de raza negra

El candidato demócrata Barack Obama se convirtió ayer en el primer negro en llegar a la presidencia de los Estados Unidos, tras vencer por amplio margen al republicano John McCain.

Miércoles 05 Noviembre 2008 | 22:21

Obama, el primer líder afroamericano de un partido con una historia racista, representa hoy en día el último eslabón en siglos de lucha por la igualdad racial en los Estados Unidos. A sus 47 años, se desempeñaba como senador por Illinois, pero desde ayer se convirtió en el presidente número 44 en la historia de los Estados Unidos. Obama consiguió la victoria en los estados claves como Pensilvania, Florida, Indiana, Virginia y Ohio, éste último fue el que le dio el triunfo al actual presidente de EE.UU., George W. Bush, en el 2004 y uno de los más codiciados de esta contienda, según varias cadenas de televisión. Elección récord La elección presidencial transcurrió ayer con normalidad, aunque en esta oportunidad, la atención estuvo puesta sobre el récord histórico de votantes conseguido a partir de la masiva afluencia a las urnas. La gran concurrencia de los ciudadanos estadounidenses se manifestó en largas filas de gente esperando para votar, mientras miles de abogados enviados por el gobierno y los partidos trabajaban para controlar el desarrollo de la votación. Se estima que unos 30 millones de estadounidenses emitieron su voto por adelantado, y que el flujo de la jornada de ayer podía redondear alrededor de 100 millones, lo que da un total de 130 millones de electores, un récord histórico de votantes. Desde temprano Obama depositó su voto junto a su familia en una casilla electoral de Chicago. Obama declaró luego de la votación: "Me he sentido muy bien, he tenido la oportunidad de votar con mis hijas". Obama bromeó sobre el largo tiempo que tardó su mujer Michelle en votar, al hacerlo junto a él pero en una casilla separada. "Me dí cuenta de que estaba tardando demasiado y tuve que checar para ver por quién estaba votando", dijo irónico. Obama deberá enfrentar una serie de desafíos en los próximos cuatro años, entre ellos una crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán, una reforma al sistema de salud y otros temas. El candidato republicano John McCain, de 72 años, pese a vencer en Tennessee, Indianápolis, Nuevo México, Nevada y Arizona, no pudo completar los 270 votos de los colegios electorales. El Colegio Electoral es el órgano que finalmente decide la Presidencia de EE.UU., al otorgar un número de votos a cada estado en función de su tamaño y población. Un día antes de las elecciones, el veterano de guerra de Vietnam, realizó mítines en siete estados en un tiempo de 22 horas. Su derrota electoral no hizo más que silenciar a sus simpatizantes que observaban por televisión la celebración de los demócratas que retornan al poder luego de ocho años. DEMÓCRATAS SERíaN MAYORÍA EN CONGRESO El Partido Demócrata espera obtener una sólida mayoría en el Congreso de Estados Unidos. Las encuestas y los expertos coinciden en la victoria demócrata en la Cámara de Representantes, pero discrepan en cuántos escaños podrán arrebatarle a los republicanos, señaló la cadena CNN. Según un estudio del grupo Rothenberg Political Report, 52 asientos en poder de los republicanos podrían pasar a sus rivales, en tanto los demócratas tienen en peligro sólo 12. Después de 12 años de control republicano, sus opositores conquistaron la mayoría en ese órgano en los comicios legislativos del 2006. En la actualidad el llamado Partido Azul de Obama tiene 235 asientos mientras los rojos cuentan con 199, comenta la CNN. Aunque también ganarían en el Senado, casi nadie estima que alcanzarán los 60 curules de un total de 100, una cifra que evitaría cualquier técnica de obstrucción por parte de los republicanos, conocida en la jerga política nacional como filibusterismo que significa obstruccionismo parlamentario.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala