Actualizado hace: 2 horas 58 minutos
MÉXICO
Reencuentro e invitación a cenar con los difuntos
DIFUNTOS 39 comunidades mayas que se dieron cita al Festiva de tradiciones para compartir su cultura, sus rezos y su particular manera de elaborar los tradicionales altares de muertos

Los mexicanos se reencontraron ayer con sus difuntos y los invitaron a la mesa en una monumental conmemoración en el sureste del país, una zona maya en la que las tradiciones prehispánicas todavía se conservan vivas.

Lunes 03 Noviembre 2008 | 19:46

Un total de 39 comunidades mayas se dieron cita al III Festival de tradiciones de Vida y Muerte en el parque ecológico Xcaret para compartir su cultura, sus rezos y su manera de elaborar los tradicionales altares de muertos. "Es proverbial la celebración de los muertos en México desde tiempos muy antiguos", explicó la experta Renée Petrich, etnóloga del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México y quien durante 20 años ha estudiado las culturas mayas del centro de Quintana Roo. Desde tiempos prehispánicos los antiguos habitantes de lo que hoy es México celebraban a sus muertos en el día de "Hanal Pixan", en coincidencia con la llegada de las primeras cosechas de maíz, calabaza y fríjol. Petrich manifestó que los primeros días de noviembre las familias indígenas del sureste de México, esperan a las ánimas en el marco de "un recordatorio de los difuntos que se empalma con los días de Santos Difuntos de la tradición europea". Durante la colonia las tradiciones indígenas de muerte parecieron violentas para el punto de vista de los europeos católicos, por lo que, en su intento de cambiarlas, tuvo lugar un fuerte sincretismo religioso, aunque el indígena no perdió del todo sus valores tradicionales. Primero, el día 31 de octubre los mayas esperan las almas de los niños difuntos y preparan un altar con una ofrenda especial para ellos, llena de dulces y juguetes. El 1 de noviembre, en cambio, celebran la entrada a la casa de las ánimas mayores, lo cual se marca por un camino hecho de flores y velas para que sigan los difuntos desde el más allá. Teatro, música, danza, talleres, rituales, ofrendas, exposiciones de pintura, escultura, fotografía y muestras gastronómicas tratan de mostrar los orígenes de esta fiesta milenaria, considerada por la Unesco una obra maestra del patrimonio cultural de la humanidad.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala