Actualizado hace: 21 minutos
PORTOVIEJO
Madre lucha contra viento y marea por justicia

Cada vez que recuerda la forma en que mataron a su hijo, siente que la justicia terrenal y divina debe de castigar con todo el peso de la ley a los autores de los disparos que segaron la vida de Enrique Horacio Rezabala Briones, de 18 años.

Domingo 02 Noviembre 2008 | 20:45

El asesinato ocurrió el viernes 13 de octubre del 2006. Tatiana Rezabala Briones, madre del hoy occiso, recuerda perfectamente lo que sucedió aquel día. Alrededor de las 12h30, cuando se encontraba sirviendo el almuerzo, escuchó la detonación de balas. Salió de su casa, ubicada en las calles Pedro Gual y 20 de Julio, para cerciorarse de lo que sucedía y fue cuando observó que cuatro individuos le disparaban a “Henry”, como lo llamaba a Enrique, quien estaba con varios amigos conversando a unos 10 metros de la casa. Tatiana indicó que su hijo trató de huir, pero los proyectiles lo alcanzaron y más o menos a 20 metros de donde estaba, cayó y no se levantó más. Aseguró que reconoció a los autores de los disparos, a quienes identificó como: Viterbo Heriberto Macías Loor, alias Wicho; Emigdio Vicente Moreira Bravo, alias El Negro; Carlos Hernán Mejía Zambrano, alias Nariz Virada y Washington Alexander Mera Piloso, alias Gordo Wacho. Manifestó que una vez que los mencionados habían disparado a Henry, comenzaron a disparar al aire con la finalidad de intimidar a los moradores y poder huir. Cuando no estaban los autores de los disparos, se acercó donde su hijo, lo cogió entre sus brazos y los vecinos se le acercaron para ayudarla. En un taxi lo llevaron al hospital Verdi Cevallos Balda, donde los médicos confirmaron la muerte. Reclamos Tatiana estaba muy desconsolada al ver que el primero de sus cinco hijos estaba sin vida. Llena de ira y a la vez de nostalgia, se marchó del hospital, como ella dice “dejándolo botado”, y llegó hasta la casa “Gordo Wacho” para reclamar por el asesinato. “Cuando estaba reclamando en el sector Las Palmas, salió la mamá y me dijo que si habían matado a mi hijo era por sapo. Lo cual nunca he entendido, mi hijo era muy trabajador y no delincuente". Justicia Desde aquel día no ha descansado en busca de justicia y por el momento ha logrado que “El Negro” fuera condenado a 18 años de prisión en julio del año pasado. Ahora su objetivo es que “Gordo Wacho” y “Nariz Virada”, quienes fueron detenidos el pasado 25 y 29 de octubre, respectivamente, sean condenados con pena máxima. Quien no ha sido procesado ni detenido es “Wicho”, quien está prófugo, pero Tatiana está segura que pronto será detenido y deberá responder por lo cometido.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala