Actualizado hace: 1 hora 21 minutos
EDITORIAL
Periodismo de perro guardián (Rubén Darío Buitrón)

Más de siete millones de dólares en bonos y bienes para funcionarios de la Procuraduría. Sospechas en la compra de pistolas para la Policía Nacional.

Sábado 01 Noviembre 2008 | 21:50

Asuntos no aclarados en la administración de la Asamblea Constituyente en Montecristi. Gastos desproporcionados en la campaña por el Sí en el referendo. Más de cien empresas estatales sin cumplir su obligación de transparentar sus presupuestos, gastos operativos, salarios. Leyes de emergencia que sirven para contratar obras sin licitación bajo el argumento de que, precisamente por la emergencia, no hay tiempo que perder… No son temas de la larga noche neoliberal. Son hechos ocurridos en este gobierno cuyo discurso de las manos limpias empieza a quedarse en eso, en discurso, porque una cosa es la retórica populista y otra la realidad. ¿Será por eso que entre las incoherencias con las que PAÍS ha empezado a pisotear sus propios postulados revolucionarios, sus propias reglas constitucionales, está la decisión de no fiscalizar al Ejecutivo? Qué contradicción. ¿No fue el compadrazgo de 30 años entre congresistas, autoridades de control y mandatarios la causa de tanta corrupción? ¿No fue esa una de las grandes razones para que la mayoría ciudadana decidiera apoyar a Correa a fin de que pusiera fin a esa complicidad? Sí, lo fue. Pero tal como van las cosas, parece inútil, con tanta cabeza agachada que está en el Congresillo, esperar a que asuman el rol para el que se los eligió. Es el momento, entonces, de que los ciudadanos confíen en la prensa, que también debe cumplir su deber. Sin sensacionalismo, escándalo ni acusaciones apresuradas, verificando y comprobando cada dato e indicio de los hechos denunciados, los satíricamente llamados “grandes medios” tienen en esta coyuntura la obligación de hacer un trabajo en beneficio de la sociedad. ¿Qué trabajo? En su libro “Watchdog Journalism in South America” (Periodismo de perro guardíán en América del Sur, www.saladeprensa.org), Silvio Waisbord, un catedrático argentino-estadounidense, sostiene que el papel de la prensa independiente en Sudamérica es ser “perro guardián” de la democracia, es decir, de la rendición de cuentas de sus gobernantes y del manejo de los fondos públicos. Examinando en esta parte del continente la ausencia histórica de una prensa que husmea entre la basura, Waisbord argumenta que el periodismo de “perro guardián” genera nuevas dinámicas políticas y mediáticas, promueve la acción ciudadana directa, pone en el debate la necesidad de una nueva cultura periodística y contribuye notablemente a la calidad de la democracia y a la deliberación pública sobre moralidad, verdad y responsabilidad. El presidente Correa suele decir que “ya nadie lee a esos periódicos mentirosos”. Seguramente en ese “nadie” se incluye él mismo. ¿Qué tal si los medios asumimos la investigación y la fiscalización a los actos del Gobierno y le ofrecemos al mandatario un entretenido material de lectura?
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala