Actualizado hace: 22 minutos
Vanessa Guillem Briones
Los defectos de la globalización

La expansión de los mercados y la apertura al libre comercio sobrepasando las fronteras nacionales y su auge a comienzos de los 90´s, cuyo objetivo, entre otros, es lograr la integración y la consecución del tan anhelado “bienestar social”, es la característica que actualmente mueve a la mayoría de las economías del mundo, que obviamente incluye a las naciones en vías de desarrollo como Ecuador. Fervientes defensores de la globalización han opinado que esta es la mejor, por no decir la única, opción para el desarrollo. Pero entendidos en la materia, como el profesor Dani Rodrik, sostiene importantes críticas al respecto. Sólo para sacar nuestras propias conclusiones tengamos en cuenta algunas incongruencias de la famosa globalización:

Sábado 19 Julio 2008 | 19:33

Estudios realizados por el Banco Mundial demuestran que los países con mayor crecimiento han sido aquellos que no han seguido estrictamente las reglas del juego, o han desarrollado prácticas poco ortodoxas, como China, Japón, Corea del Sur, Vietnam, India. Es más, China y Vietnam no eran miembros de la OMC (Organización Mundial del Comercio), sino hasta el 2001 y 2007, respectivamente, época en la que ya habían alcanzado altos niveles de expansión económica. México y El Salvador, que dieron apertura a sus mercados de manera vertiginosa y se entregaron a las reglas del libre comercio, no han experimentado el desarrollo que esperaban, han agudizado sus problemas económicos y sociales teniendo como consecuencia la migración de sus ciudadanos a los Estados Unidos. Estos países siguieron las reglas… ¿Por qué no les funcionó? Nuestros países sudamericanos han sufrido profundas crisis financieras dentro de la época de globalización, basta sólo recordar la ecuatoriana (1999-2000) que terminó con la pérdida de nuestra moneda. La inestabilidad financiera es tal que los gobiernos en vías de desarrollo tienen reservas equivalentes en promedio a 8 meses de importaciones, más altas que las reservas de naciones desarrolladas, de economías tan estables, que solo necesitan el equivalente en promedio a dos meses de importaciones. ¿Podría ser el remedio peor que la enfermedad? ¿Cómo los países sudamericanos pueden protegerse de la globalización sin dejar de estar en ella, sobre todo cuando ya países como Perú y próximamente Colombia, están formalmente dentro del juego con el TLC? Si no tenemos una política bien orientada al interior e instituciones fortalecidas, no progresaremos, mucho menos sin la protección que nos puede proporcionar la integración regional por medio de la CAN (Comunidad Andina de Naciones). Como diría Rodrik, primero “Hay que mejorar lo que ya tenemos, en vez de desear lograr lo que no tenemos”. La globalización y todas sus exigencias no es la única forma de desarrollo, no debe ser una camisa de fuerza; cada país debe tener su espacio político no sólo para abrirse a los mercados, sino para crear sus propias reglas, reglas que resuelvan los problemas que la apertura internacional conlleva. Cada país debe tener su espacio político
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

RECOMENDADAS PARA TI:

Tendencias

Suscríbase al newsletters

Recibir noticias

Impreso | Martes 27 Septiembre 2016

Impreso Martes 27 Septiembre 2016
Compartir en
Compartir en