Actualizado hace: 4 horas 37 minutos
Erwin Valdiviezo S.
¡ Atrasa pueblos ¡

Aunque resulte difícil aceptarlo, eso es lo que en muchas ocasiones somos algunos manabitas, que porque no nos gusta alguna idea, individualmente no nos consultan o llana y sencillamente porque no es nuestra la desechamos o la cuestionamos, aunque en el fondo sepamos que será de beneficio para nuestras comunidades.

Martes 20 Mayo 2008 | 21:53

Y es justamente lo que está ocurriendo con lo que inicialmente se llamó “el complejo petroquímico de Jaramijó”, porque el que todos reclamamos, exigimos, marchamos (y hasta pataleamos) para que se lo construya en Manabí, porque algunos estamos convencidos que una inversión (como se ha anunciado) de 5.500 millones de dólares, con toda seguridad va a dinamizar nuestra economía y a generar circulante en todos los órdenes. Claro que cuando era en Jaramijó nadie reclamaba por la contaminación o la afectación ambiental, pero cuando los estudios dicen que el sector ideal para construir es El Aromo de Manta, allí sí que “arde troya” porque “sesudos” representantes de cualquier cosa dicen que se morirán los árboles, se acabarán los pájaros y se contaminarán las fuentes de agua y todo el entorno natural. ¡Torpe argumento! porque no hay proyecto en el mundo de esa naturaleza al que no se le deban exigir todas las medidas de seguridad y licencias ambientales para poder funcionar; por tanto, muchas de las voces en contra lo que hacen es hacer el coro a quienes no quieren la petroquímica o sencillamente por hacer de “contreras”. Ayer entrevistaba a Joselías Sanchez, a quien he considerado un hombre de pensamiento universal, pero al hablar en representación de un gremio importante como la Cámara de Comercio de Manta (que debiera impulsar el crecimiento económico de la región) cree que no se les ha “consultado”, y que por ello no puede avanzar un proyecto de esa naturaleza. Y, salvo mejor criterio, esa posición es de “engreídos” o gente opuesta al desarrollo, aspectos que no se compadecen con la necesidad de inversiones en esta provincia. Dejemos que las inversiones lleguen; y, eso sí, exijamos que se cumpla con todas las normas de protección ambiental, pero ¡dejen trabajar! Porque lo peor que nos pudiera ocurrir, es que por negativos y opositores, este gobierno (que reacciona por euforia) capaz que dice el complejo petroquímico se lo hace en otra parte; y de eso estarían felices en otras regiones que gustosas darían todas las facilidades para una inversión tan cuantiosa. Más bien unamos fuerzas y presionemos para que se concrete (donde sea) la refinería o petroquímica; y de una vez desechemos esa mala costumbre de oponernos a todo y a todos y sólo porque no nos toman en cuenta en las decisiones, que finalmente, si son buenas no importa de donde vengan porque generarán bienestar y progreso. Es decir, ¡basta de ser perros de hortelano!. "Exijamos que se cumpla con todas las normas de protección ambiental, pero ¡dejen trabajar!"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala