Actualizado hace: 6 minutos
Editorial
El inefable tránsito y las calles

Portoviejo es una ciudad –como muchas urbes similares del país- cuya extensión demográfica creció inversamente proporcional a los requerimientos de sus necesidades básicas y un abismal cambio en lo social por la inseguridad latente generada por hordas delictivas que, de manera impune, roban, asaltan y asesinan.

Lunes 19 Mayo 2008 | 21:37

A ese factor negativo que tiene en zozobra a la ciudadanía honrada, se suma el deterioro de las calles de la ciudad que, paulatinamente se acentúa su destrucción en una acción en cadena por efecto de una construcción irregular y ausencia de mantenimiento que debilita su estructura ante un invierno normal –pero endosado como culpable ante la pueril excusa de que era el causante del actual estado de las calles- A esas causas hay que agregar el aumento considerable de vehículos y el obvio tránsito en las calles que incidieron para que éstas sufrieran el impacto y se acelerara su destrucción originando grandes baches que han propiciado no sólo daños en los vehículos sino accidentes que han provocado heridos y muertos, en los que a veces ha contribuido la irresponsabilidad de algunos conductores. En ambos casos –deterioro de calles y tránsito- hay un problema de índole institucional y humano, cuya raíz es de carácter técnico y político – en el buen sentido del vocablo- y de cuya veeduría deben estar acuciosos los organismos pertinentes y vigilante la ciudadanía que subroga su mantenimiento y, desde luego, la Jefatura de Tránsito el normar la circulación de vehículos. Ahora bien, el cuidar el soportal y la acera manteniéndolos limpios es responsabilidad del morador, no sacar la basura después que pasa el recolector. "Han propiciado no sólo daños en los vehículos sino accidentes "
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala