Actualizado hace: 5 horas 42 minutos
reino unido
la boda de peter
esposos Autumn y Peter, felices a su salida de la iglesia

Ni el cielo nublado pudo empañar la boda real más importante en casi tres décadas en Reino Unido, ni mucho menos la felicidad de Peter Phillips, primogénito de la princesa Ana, y la canadiense Autum Kelly, al convertirse en esposos en una discreta ceremonia en la capilla de St. George de Windsor.

Lunes 19 Mayo 2008 | 15:51

Los jóvenes se casaron el sábado ante la mirada de más de 300 invitados, incluidos la Reina de Inglaterra y el Duque de Edimburgo y los 70 por parte de la novia procedentes de su Canadá natal. También estuvieron el Príncipe de Gales y la Duquesa de Cornualles, el príncipe Harry con su novia, Chelsy Davy, y Kate Middleton, novia del príncipe Guillermo, invitada en representación de la pareja. La ausencia más destacada fue precisamente la del primogénito del príncipe Carlos, que se encuentra en Kenia asistiendo al enlace de su amigo, y hermano de su ex novia, Jecca Craig. Una Príncesa sin título Autumn llegó puntual, en un State Bentley que recibieron con entusiastas vítores los cerca de 200 admiradores, que habían aguardado su llegada y la de los miembros de la Familia Real inglesa. El momento más emotivo de la ceremonia llegó cuando Peter y Autumn, quien renunció a la fe católica y abrazó la anglicana para que su marido pueda mantenerse en el undécimo puesto de la línea de sucesión al trono, realizaron el intercambio de votos matrimoniales y prometieron "adorarse, honrarse, aliviarse y mantenerse" el uno al otro. La novia vistió una creación de Fulhambase de la diseñadora Sassi Holford. Un vestido nupcial vaporoso, de color marfil, con escote de palabra de honor y falda abullonada, y, como complementos, un bolero de encaje de manga corta y un largo velo de tul.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala