Actualizado hace: 4 horas 41 minutos
CHONE
Altos precios de insumos quiebran a los avicultores
CRISIS La granja de Manuel Intriago es la única grande que permanece en pie. Su dueño ha aplicado alternativas

Hace seis meses José Robalino era un destacado avicultor de Chone y sus granjas le permitían una vida cómoda. Ahora en los galpones y terrenos un gran letrero de “se vende” muestra la situación de este empresario que emigró a Quito en busca de mejores días.

Domingo 18 Mayo 2008 | 20:31

Y él no es el único. En las últimas semanas se ha registrado el cierre de otras avícolas por la baja rentabilidad que representa la crianza de aves. Wagner Bravo eliminó la granja y el terreno lo alquiló para campamento de una empresa constructora. Costos de insumos Jesús Muñoz, técnico de la cooperativa agrícola La Fortuna, señaló que la crisis se generó cuando los precios de los insumos subieron a límites “intolerables”, con alzas de hasta el 100 por ciento o más. Puso como ejemplo que el fosfato di cálcico que sirve para dar dureza al cascarón del huevo y a los huesos del ave, subió de $22 a $56 el saco de 50 kilos; la metonina, otro alimento, pasó de $60 a $80; la pasta de soya de $17 a $27. Señaló que con esos precios pocos se pueden mantener en el negocio. No tiene una cifra de cuántos han quebrado pero señala que la crisis es grande porque antes producían 40.000 quintales de alimento al mes, ahora apenas producen 6.000 quintales. “Ese es el mejor parámetro para saber cómo está la situación”, señaló. Enfatizó en que estos precios no se compadecen con los costos de producción, pues para producir una cubeta de huevos se necesita $2,30 y a los dueños de granjas les pagan $1,80. Una libra de pollo “broiler” se produce con $0,60 y les pagan $0,80. El sociólogo Carlos Alberto Zambrano dijo que es grave porque no sólo se trata de un sector de productores afectados sino del alimento de las personas, pues si se deja de producir pollos habrá escasez de alimentos, por lo que se requiere apoyo gubernamental para evitar más quiebras. Innovar para no perder Manuel Intriago Muñoz es el último avicultor grande que queda en Chone. Tiene 15.000 gallinas ponedoras y para subsistir ha tenido que reducir mano de obra. Ahora tiene que hacer de chofer, asistente y recolector de huevos. Lo que se ahorra en sueldos es su ganancia, aunque trabaja de lunes a domingo. Otra medida que aplicó es sembrar maíz en 30 hectáreas para alimentar a sus animales. Dijo que si bien en las granjas llegan los intermediarios a pagar a 1,80 dólares la cubeta de huevos él los lleva a vender a Manta y Portoviejo en 2,20 dólares. Destacó que aunque siembra maíz debe complementar la alimentación con un alimento concentrado que pasó de 10 dólares a 21 dólares. Alza Manuel Intriago muestra indignado el recipiente de mata piojos que de 90 dólares pasó a costar 150 dólares. Quiebra Las actividades en la cooperativa de producción avícola La Fortuna están semi paralizadas ante el cierre de algunas granjas.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala