Actualizado hace: 6 horas 24 minutos
Ruben Darío Buitrón
El envilecimiento del poder

D iario de un mal año es la reciente novela del Nobel de Literatura 2007, el sudafricano J.M. Coetzee. Es la historia de un escritor al que lo invitan a colaborar en un libro de ensayos donde él expondrá sus ideas sobre el ser humano y la libertad, la censura, la crítica, la represión, las ideologías, la sociedad.

Sábado 17 Mayo 2008 | 20:13

Se trata de un libro absolutamente actual. Por eso quiero compartir los pensamientos y las ideas de Coetzee respecto del ejercicio del poder político, del manejo del Estado y de la actitud de los ciudadanos frente a esos estados en un mundo que parece reafirmar la vigencia de gobiernos duros y de larga duración. Lúcidos y contundentes, estos son sus oportunos puntos de vista: No cree en la ética del poder porque sostiene que el poder, sea quien fuere el que lo ejerza, no tiene ética. ¿Para qué buscar el poder en un supuesto ideal de cambiar el Estado?: “Incluso colectivamente, a quienes está bajo el Estado les será difícil cambiarlo. Carecerán (careceremos) de poder para abolirlo”. El autor explica por qué: “No está en nuestro poder cambiar la forma del Estado y es imposible abolirlo porque frente al Estado somos, precisamente, impotentes”. Coetzee es implacable con toda la estructura armada alrededor del Estado, el poder y la política: “La prensa cubre respetuosamente sus actividades bajo el encabezamiento de Política en lugar de Delincuencia”. Y es crítico, también, de la actitud de los ciudadanos: “La alternativa no es la plácida servidumbre o la rebelión. Existe otra, que cada día eligen millares y millares de personas: el quietismo, la oscuridad voluntaria, la emigración interior”. Al escritor le repugnan la política y los políticos, sin distingos de ideologías, partidos o tendencias, incluso las que aparentan ser más justas y democráticas y luchar por el cambio: “Por su propia naturaleza, la política es incompatible con la verdad”. “Si me viera obligado a poner etiquetas a mi pensamiento diría que es un quietismo anarquista pesimista, porque la experiencia me dice que lo malo de la política es el mismo ejercicio del poder. Tengo mis dudas sobre la voluntad de cambiar el mundo porque esta voluntad está infectada del deseo de poder”. En su análisis ve en ciertos líderes honestidad y buena voluntad cuando luchan por alcanzar el poder, pero sentencia que el aparato es tan avasallador que llega a someter incluso a quienes juran acabar con las viejas formas: cualquier grupo que llega al poder termina controlándolo todo y, en consecuencia, envileciendo sus ideales y el proyecto en el que creyeron sus votantes y seguidores. Al final, el manejo del Estado siempre termina “en manos de una banda de malhechores”. ¿Y si alzas las banderas del libre pensamiento y la crítica? Coetzee responde: “A lo que te enfrentas cuando abres la boca para opinar no es a la censura sino al exilio” personal o colectivo. Coetzee siembra la duda. Como sociedad y ciudadanos responsables, nos corresponde reflexionar. "Lo malo de la política es el mismo ejercicio del poder"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala