Actualizado hace: 4 horas 51 minutos
Enrique Delgado Coppiano
Proyecto a medias

E ste es el caso típico de países en vías de desarrollo, en que la planificación, que debe ser el eje principal por el que se conduzca la política socioeconómica, justamente para superar esa etapa eufemística de “en vías de desarrollo”, para pasar a ser una colectividad en desarrollo, cumpliendo aquellos planes que como no puede ser de otra manera, son realizados a largos plazos, entendiéndose que la presentación y ejecución de los mismos no son del gobierno de turno, ni del mandatario en el poder, es la política del Estado que representa a todo un país que exige que una vez aprobados, financiados y comenzados a ejecutar estos proyectos se cumplan en toda la extensión de lo planificado para aprovechar los recursos invertidos que en innumerables ocasiones se desperdician al no estar finalizado un proyecto, y lo poco efectuado termina colapsándose.

Sábado 17 Mayo 2008 | 20:12

La misma observación que se hace para el país tenemos también que exigir se lleve adelante en los ahora llamados gobiernos provinciales y municipales que reciben una importante parte de la renta nacional y que en la actualidad tanto los señores prefectos como los alcaldes reclaman, con justicia, que se incremente esta participación. Es de actualidad el ejemplo más vívido lo ocurrido con Corpecuador, entidad que fue creada con una vida legal de diez años para efectuar la reconstrucción de los daños ocurridos por los dos últimos fenómenos “El Niño”, plazo en el que se consideraba podía llevarse a nivel nacional, mediante el efectivo funcionamiento de las diez delegaciones corporativas esta ardua tarea, que lamentablemente no se cumplió, pudiéndose sólo entre un 40 a 45 por ciento aduciéndose falta de recursos. Este es el pretexto permanente. Atrás quedaron las emergencias en vialidad, salud, centros escolares, proyectos de agua potable y otros que se asignaron a esta entidad. Entre ellos la instalación para servicio nacional del Instituto del Asfalto que tenía planificado Corpecuador. Los inventarios de obras que quedan a medias son extensos: canal de encauzamiento del río Chone, repotenciación de la planta de agua potable de Chone, rehabilitación de la represa de Paján, terminación de la vía Portoviejo-Cruz Verde con todos sus componentes, el puente del Ceibal, los proyectos de caminos hacia zonas productivas, que continúan siendo necesidad imperiosa y qué decir del mejoramiento del servicio de luz y fuerza eléctrica, clamor nacional. El espacio no nos da para ampliar la lista. Más la pregunta que aflora es ¿qué entidades asumirán estas responsabilidades para llevar adelante obras que fueron clasificadas como de vital anhelo de comunidades que luchan por su mejoramiento de vida? Alguien tiene que hacerlo, pues caso contrario, el perjuicio es mayor para esas poblaciones y lo que quedó a medias y por terminarse será otra razón por la cual las mismas pierden la fe en sus dirigentes. "Las obras que quedan sin terminar son muchas"
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala