Actualizado hace: 27 minutos
EDITORIAL
Labor de servicio comunitario (Alfonso Delgado González | Fax 05-2690433)

A dicional a la labor que por ley realizan el gobierno nacional y los gobiernos seccionales, se ha hecho necesario que diversas instituciones y agrupaciones barriales trabajen también en beneficio de la comunidad.

Miércoles 14 Mayo 2008 | 22:47

La Constitución y las leyes establecen las obligaciones para los organismos estatales, lo que, en gran parte por falta de recursos, por descuido, por el llamado centralismo y por cualquier otras causas, no se da atención oportuna en la solución de la diversidad de problemas que a diario nos aquejan. Carreteras en mal estado y abandonadas al mantenimiento para evitar su pronta destrucción. Insuficiente dotación en el suministro de agua potable o simplemente no existe. Lo mismo se diría del alcantarillado. Deficiencias en la energía eléctrica. Calles y avenidas urbanas destruidas. Locales escolares en mal estado. Falencias en la educación pública, principalmente en la rural. Transportación urbana sin control adecuado y con prestación de servicios de pésima calidad. Servicios de salud que casi no son gratuitos y que no llegan a todos. En fin, tantas y tantas otras obligaciones que se cumplen a medias o no se cumplen, razón por la cual seguimos en condiciones de país en vía de desarrollo. Es por todo esto que en todas las ciudades del Ecuador se ha incentivado la labor que de manera positiva han venido realizando diversas instituciones de servicio, así como agrupaciones barriales que se han formado precisamente para paliar en parte esas necesidades insatisfechas. Se entiende que esta labor voluntaria no reemplaza en su totalidad a la que debería llegar del respectivo organismo estatal. Pero, por lo menos ayuda a mejorar las condiciones de vida de nuestra gente y es una demostración palpable de que todos debemos participar en la búsqueda de esas necesarias soluciones, porque el progreso y el desarrollo de los pueblos se lo busca, se lo enfrenta y no se lo espera sentado con los brazos cruzados. Es muy loable esa labor de servicio comunitario que desarrollan las instituciones y agrupaciones, lo que debería servir de estímulo al Estado para apoyar en todo sentido ese trabajo voluntario y desinteresado, que muchas veces con dificultad consigue aportaciones nacionales y extranjeras que se invierten con transparencia, seriedad y honestidad en esas soluciones pequeñas o parciales. Soluciones en fin, que en algo ayudan ante tantas necesidades por las que a diario pasan ciudades grandes y pequeñas, principalmente estas últimas, abandonadas y marginadas por los organismos del Estado. Bien por esas instituciones y agrupaciones de servicio voluntario. Sigan adelante, que esa labor silenciosa y efectiva seguirá dando frutos y el pueblo se los agradecerá.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala