Actualizado hace: 1 hora 26 minutos
FORMACIÓN
Ávidos de aprender…

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en un taller de capacitación con docentes, en dicho taller sucedió algo que me impactó positivamente.

Martes 13 Mayo 2008 | 17:16

Fue el comentario de una de las maestras, que terminado el taller en que nos habíamos comprometido a darle continuidad al proceso de formación, pues veíamos la necesidad de que los maestros manejen herramientas de mediación pedagógica, técnicas de diagnóstico participativo, etc. para la Construcción de los Códigos de Convivencia; se acercó a despedirse y me dijo “sabe que estoy apenada” yo preocupada pregunté ¿por qué? Ella me dijo es que "sólo puedo acompañar estos procesos hasta este año, el próximo me toca jubilarme". Su comentario me dejó titubeante, absorta pero encantada. Eso me hizo darme cuenta que no todo en el sistema educativo es malo, que sin duda hay personas que están dispuestas a aprender, a dar más tiempo del que les corresponde, a generar procesos organizativos, a apostar por el cambio. Para mí, eso significó el comentario de la maestra, una inyección de esperanza, de ánimo, de confianza. Eso que te hace amanecer cada día y a pesar de las dificultades seguir pensando que si es posible el cambio, si es posible transformarnos de orugas a mariposas. Como parte del taller una vez asumidos los compromisos les pregunté ¿saben en lo que se están metiendo? Es complejo, difícil, les significa tiempo para prepararse, tiempo para organizar, tiempo para construir... me contestaron Sí! Con total certeza y seguridad de lo que estaban asumiendo. “Sólo la educación cambia al Ecuador” y la pregunta es ¿quién cambia la educación? El cambio nace de las instituciones, nace en algunos casos de las cabezas, pero también es posible en la dirección contraria, de las personas hacía las instituciones. Creo que no hay que descuidar ningún lado, pero hay que apostar a las personas, en este caso en los docentes que están ávidos de aprender, claro que se necesitan procesos de formación permanente, que los mantengan actualizados, que los cualifiquen, que los motiven, que los sensibilicen, que los conciencien. Entonces señores, autoridades... qué esperamos para comenzar. Los alcaldes con los docentes a su cargo, los rectores y directores particulares con los suyos, el Ministerio con el Magisterio público... todos apostemos a un sistema de formación permanente a través de talleres, de aplicación en aula, de acompañamiento y perfeccionamiento en el proceso de enseñanza-aprendizaje en el que el producto final sean docentes concientes de su responsabilidad y capaces de hacerlo realidad, con estudiantes que jueguen a aprender y en cuyo juego potenciemos cerebros y corazones capaces de construir un mundo mejor. No desmayemos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala