Actualizado hace: 42 minutos
EDITORIAL
Carondelet…

Los colonizadores nos legaron uno de los mayores tesoros: El Centro Histórico de Quito, que más que de nosotros es Patrimonio de la Humanidad.

Lunes 12 Mayo 2008 | 20:33

Esa arquitectura mística ahora florece como un encanto a la vista de nosotros mismos y del turismo internacional, que es la mayor actividad de los humanos sobre este planeta, por si no lo sabían. En este entorno, descuella el Palacio de Carondelet, creado para residencia y centro del gobierno de esa época, insisto, de esa época; para ésta, definitivamente está fuera de escena. Lo pude comprobar este martes 6 en que, como “Carondelet ya es de todos”, buena parte del día permanecí en sus alrededores y dentro de él: Desde muy temprano la Plaza Grande se fue llenando de resentidos mineros y se respiraba un denso ambiente, flotando el nerviosismo dentro de Palacio; las citas de los funcionarios fueron postergadas hasta por un día; prudentemente se redoblaron las seguridades y poco a poco los pasivos manifestantes “entraron en calor”, no por “el mañanero y radiante sol que cuelga del azul infinito” de la ciudad donde nací, sino por las arengas de sus dirigentes; el tráfico, ¡imagínense!; creció el número de manifestantes, y el gran “saperoco” se armó en todos los sentidos hasta que llegó el clímax, con la aparición del carisma y dominio escénico de nuestro presidente Correa, acompañado de su séquito y nutrida seguridad. ¡Nada que hacer!, tanto o más que economista, es un gran comunicador, un apasionado vendedor de ideas, que con su grandilocuente discurso ofreció y calmó, aunque no a todos, por los refunfuños que pude escuchar. ¿Y si no los calmaba, que hubiera pasado?; ¿y si en vez de mineros cansados y trasnochados del largo viaje, eran los emponchados que tumbaron a Mahuad; los “cuerdos” que tumbaron a Bucaram; o los forajidos que hicieron “volar” a Lucio de Carondelet?; ¿Y si “al hombre” le brotaba el mal lado, como casi ocurre con los taxistas? Algunos baños de sangre nos ha perdonado la Providencia. Sin discusión, Carondelet es una trampa en materia de seguridad y de funcionalidad –más que el avión presidencial- y debe convertirse en un museo que se repletará de turistas de todo el orbe; miremos lo que ganó Bilbao con Guggenheim; el remodelado recinto congresal cercano a El Ejido, debe ser el Palacio Ejecutivo y Anexos, y Ciudad Alfaro que cuenta con una estratégica y segura ubicación -donde 130 Asambleístas pudieron hacer ahí la Ley Madre- debe albergar a no más de 70 legisladores, en un asunto que es de calidad no de cantidad; así es de lógico. Los partidarios Asambleístas de Correa, deben cuidar y proteger a su líder; ahora es su oportunidad, votando: Ciudad Alfaro Sede Constitucional del Poder Legislativo; porque una de estas, puede desaparecer su sonrisa y/o su poder de convencimiento… Estando en tiempos de revolución profunda, aquí está una. Melvyn O. Herrera C. / melvynherrerac@hotmail.com
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala