Actualizado hace: 1 hora 28 minutos
Se agudiza conflicto entre el campo con Gobierno

El sector agropecuario argentino advirtió hoy que la huelga que lleva adelante puede extenderse en caso de no obtener una respuesta del Gobierno a sus reclamos. "Esto es mucho más que un paro hasta el 15 de mayo. Ese día vamos a evaluar si seguimos. Lo más probable es que el paro continúe, con más movimiento", afirmó el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, durante el denominado "tractorazo", al que asistieron numerosos productores que llevaron sus máquinas.

Sábado 10 Mayo 2008 | 17:19

Las entidades rurales resolvieron esta semana retomar el paro después de más de un mes de "tregua", debido a que el Gobierno no acepta discutir el esquema de impuestos móviles a la exportación de granos, detonante de la huelga de tres semanas que habían organizado en marzo último. En la tercera jornada de huelga, las movilizaciones también se registraron en las provincias de Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba y La Pampa, donde los productores pidieron que las protestas se extiendan a todo el territorio nacional para sumarse a las 200 manifestaciones y bloqueos temporales de carreteras organizados en el interior del país desde que se reanudó el paro. Durante su discurso, Buzzi cuestionó al ex jefe de Estado Néstor Kirchner, a quien le pidió "que se dedique a ser presidente" del Partido Justicialista (PJ, peronista), tal como fue elegido, y elogió al gobernante de Bolivia, Evo Morales, a quien consideró "un ejemplo a seguir" por su decisión de nacionalizar los recursos naturales. El dirigente respondió a las duras críticas al campo que esgrimió recientemente Kirchner, quien fue sucedido en el cargo en diciembre pasado por su esposa Cristina Fernández. "Están enfrentando al interior con la Casa de Gobierno de una manera cada vez más peligrosa", manifestó Buzzi. Por su parte, el jefe de Gabinete argentino, Alberto Fernández, insistió hoy en que el paro es "incomprensible" y de "una enorme perversión", ya que, según él, los ruralistas abandonaron las negociaciones cuando estaban "muy cerca de llegar a un acuerdo". Dirigentes agropecuarios también reclamaron a intendentes y gobernadores que expresen su posición en el conflicto y advirtieron sobre las consecuencias que puede tener la huelga sobre sus comunidades. "Las comunidades del interior se van a ver muy afectadas con esta medida y el desarrollo de la economía local de las poblaciones va a quedar totalmente paralizado. Dejarán de recaudar y se caerán las obras y sus proyectos políticos", alertó el vicepresidente de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), Carlos Garetto. Las entidades agropecuarias, que reúnen a 290.000 productores, decidieron no comercializar hasta el próximo jueves granos destinados a la exportación, por lo que en las carreteras se detiene a los camiones que transportan esa mercadería hacia otros países. Los dirigentes de las principales entidades del campo se reunirán la semana próxima con los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti; y el de Santa Fe, Hermes Binner, para analizar la situación. Una encuesta de la consultora Management & Fit divulgada hoy indicó que el 78 por ciento de los argentinos quiere que el Gobierno dé marcha atrás con las retenciones y continúe el diálogo con los productores para resolver el conflicto. Los argentinos consultados también se muestran disconformes con los cortes en las rutas, que mantienen, por un lado, aquellos que no dejan pasar a los vehículos cargados con productos exportables y, por el otro, los choferes de camiones disconformes con la protesta del campo. Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala