Actualizado hace: 26 minutos
San Lorenzo clasifica y será el rival de LDUQ

San Lorenzo de Almagro hizo un milagro hoy en Buenos Aires al igualar con River Plate (2-2), tras remontar un 2-0 con nueve jugadores, y clasificarse a los cuartos de final de la Copa Libertadores. El equipo azulgrana eliminó a un River desangelado, que sufrió un ataque de amnesia durante varios minutos de la segunda parte, cuando contaba con todo a su favor para asegurarse la clasificación y quedó metido en un infierno a pocos días de su derrota ante su máximo rival, Boca Juniors, en la Liga argentina.

Jueves 08 Mayo 2008 | 22:17

San Lorenzo revivió y anduvo con dos goles anotados por Gonzalo Bergessio (ms. 69 y 72), mientras que la efímera ilusión de River la produjeron los tantos de Matías Abelairas (m.12), de tiro libre, y el uruguayo Sebastián Abreu (m.61), de penalti. El equipo de Ramón Díaz, que tiene como máximo objetivo la Libertadores en el año de su centenario, se enfrentará ahora al Liga de Quito. Tras unas tibias aproximaciones de River Plate al área 'santa' en el comienzo y un remate de Andrés D'Alessandro que paró el portero Juan Pablo Carrizo, el equipo local se afianzó en la zona central del campo y comenzó a buscar al punta uruguayo Abreu con lanzamientos altos. Este planteamiento le sirvió para crear peligro frente a la meta del conjunto visitante y desequilibrar a su defensa. Abreu, al que le anularon un gol por una presunta posición adelantada, se convirtió rápidamente en un problema para San Lorenzo. Y la apertura el marcador se produjo a los 12 minutos con un tiro libre de Abelairas, que botó delante de Falcao García y sorprendió al meta Agustín Orión, mientras varios zagueros se desesperaban por bloquear a Abreu y le cometían falta. Hasta ese momento el partido era tenso pero normal, pero una fuerte entrada de Falcao a los 17 sobre el central visitante Sebastián Méndez, que el árbitro no pitó como falta, calentó los ánimos. Se multiplicaron las faltas, los roces y el juego fue interrumpido permanentemente Sin que los riverplatenses fueran demasiado profundos en ataque, Abreu remató desviado varias veces con sus cabezazos, pero al saltar nadie podía con él, mientras que en San Lorenzo D'Alessandro era el único que intentaba jugar por abajo y crear situaciones de peligro, sin lograrlo. En la lucha, ganaba River. La abundancia de choques y la convicción de que el árbitro Sergio Pezzotta hacía la vista gorda perjudicó a San Lorenzo, que se quedó con diez jugadores en el campo por la expulsión de medio Diego Rivero por doble amonestación a los 41 minutos. San Lorenzo tuvo la posesión de la pelota en los primeros tramos de la segunda parte, sin sacar partido de ello por su escasa claridad para crear juego y su lejanía de los puntas Bergessio y Silvera. El encuentro estaba sumido en una pobreza técnica soporífera, River atacaba menos que en el primer tiempo y San Lorenzo no creaba peligro. Una situación insólita se produjo a los 58 minutos en una jugada intrascendente, cuando el defensa azulgrana Jonathan Bottinelli neutralizó a Falcao y después le dio un codazo en el área al mimos jugador colombiano . Expulsión y penalti, que transformó en gol Abreu. El equipo de Ramón Díaz se quedaba con nueve jugadores y parecía liquidado. Pero River se durmió, se fue del partido, y San Lorenzo hizo un milagro. Gonzalo Bergessio anotó a los 69 y 72, con un zurdazo y un preciso cabezazo, respectivamente. La increíble reacción de San Lorenzo golpeó al equipo de Diego Simeone, lo dejó nocáut, pese a lo cual intentó reaccionar en estado de obnubilación. El 2-2 lo obligaba a marcar dos goles más, que en tres situaciones se los perdió bajo los palos. En River se fue expulsado Tuzzio a los 90, y el resto del partido fue solo nervios, ansiedad, y finalmente euforia para San Lorenzo y una profunda frustración para los riverplatenses.
Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala